Resulta paradójico que en un mundo cada vez más globalizado, una herramienta claramente sin fronteras como internet termine por “ultrageolocalizar“.

Está claro quepara encontrar las mejores soluciones se acostumbra a dividir el problema en partes más pequeñas para satisfacer mejor todas las condiciones, pero la clave es por dónde y hasta cuánto dividir. ¿Es suficientemente correcto hacerlo por países o estados? Quizás terminemos por ciudades, o por barrios en lugares gigantescos como Tokyo o Nueva York.

Una alternativa que se me ha ocurrido es aprovechar todo el historial que guarda sobre sus usuarios y segmentar la red en grupos con búsquedas afines. Claro que programar un algoritmo que haga esta separación automáticamente tampoco será trivial.

Hay otras soluciones más de moda. Con la brutal eclosión de redes sociales que vivimos ya hay muchas herramientas distintas que utilizan los “grupos” como fuente de sugerencias: Fulanito escucha esto, Menganito lee este blog, Zutanita se ha hecho fan de «Yo también creía que el embajador de Macedonia eran los Fruitis».

El principal problema sería que cada vez más redes se “fusionan” permitiendo importar a tus amigos del facebook o de otras, con lo que al final tendremos los mismos amigos en todas las redes sociales, inutilizando las recomendaciones.

¿Terminará Google afinando las sugerencias de búsqueda según lo que busquen tus contactos?