Siempre me ha parecido que se le tienen demasiados miedos a la energía nuclear, y que no es tan mala como muchas veces nos la pintan.

Sí, lo de Chernobil fue muy malo, y es una putada que estalle una central, pero no eso no es algo que se dé todos los días.

La energía nuclear es una fuente de energía limpia y renovable, y no tiene tanto impacto como el resto de energías “limpias” que tenemos actualmente. Por ejemplo la hidroeléctrica supone destrozar ríos y cauces, creando embalses; la eólica desertiza los campos dónde se instala —amén del impacto visual—; y la solar también requiere mucho espacio para generar lo bastante como para depender de ella.

Sea como sea, mi propuesta no es depender de la energía nuclear al cien por cien, pero sí sacarle más partido del que actualmente se le da, por lo menos en España. Muchos otros países más avanzados la usan hace tiempo y mucho más que nosotros.

– Está disponible todo el año, menos durante el tiempo de recarga de combustible (más o menos un mes al año)

– Sirve para cumplir con Kyoto, porque la nuclear es la única energía que no emite CO2.

– Hoy en día se pueden eliminar todos los residuos de alta duración (periodos de desintegración de millones de años). Es cierto que los de baja duración es necesario almacenarnos pero durante menos de 100 años.

– Es muy barata comparada con todas las energías renovables, salvo la hidroeléctrica, pero esta última está limitada territorialmente y por el caudal de los ríos.

– Los problemas que se han producido a lo largo de la historia (fundamentalmente, Chernobyl) tenían que ver con una escasa concienciación por la seguridad y una sucesión de malas gestiones. En cualquier caso, muere mucha más gente todos los años por exposición a la industria química (sin ir más lejos, 30.000 personas en Bhopal, India) y nadie se plante cerrarla.

– Todos los seres humanos estamos expuestos a radiación de fondo natural y cósmica procedente del espacio. Recibimos mucha radiación cuando volamos en un avión o cuando nos hacemos un TAC que viviendo todo un año junto a una central nuclear. El dueño de ‘La bruja de oro’, que ha pagado 200.000 dólares para ir al espacio en el primer vuelo de Virgin Galaxy, va a recibir una exposición de radiación a la que no se expondría ni aunque viviera toda su vida junto a una central nuclear. Curiosamente, la radiación que recibimos, de forma natural, en Bilbao o Donostia es seis veces inferior a la que le llega a un habitante de Madrid. Y creo que viven el mismo tiempo.

No sé cuánto de verdad tendrán el último punto y el de los residuos. Tendré que buscar información sobre eso. También miente respecto a que es la única que no expulsa CO2. Bueno, tampoco sé si realmente es más barata que el resto, pero desde luego creo que es una buena opción.

Puede ser que me haya equivocado escogiendo la fuente, pero al leerla ha sido cuando he pensado que la energía nuclear bien merecía un post defendiéndola.

Quizás las razones que da no son del todo ciertas, la verdad es que lo desconozco, pero sin duda creo que la energía nuclear merece una oportunidad que nunca se le ha dado en este país. Y desde luego hay que pensar en energías como ésta, que no se acaban. Simplemente tendremos que dar un tratamiento adecuado a los residuos y extremar la seguridad para evitar escapes o explosiones, lo cual supongo que está bastante controlado.

Lo que está claro es que los combustibles fósiles, tan usados hasta ahora, están extinguiéndose y hay que buscar alternativas, y la nuclear es una opción bastante práctica.

Vía: cyberEuskadi
(No os perdais las primeras respuestas. Si hay una palabra para definirlos esa es, sin lugar a dudas: panfletarios; sólo hay que mirar a qué páginas enlazan).