De un tiempo a esta parte (aunque entonces lo achacaba a la pausa veraniega) llevo observando una constante frivolización de las noticias tratadas en los telediarios, hasta el punto de que tras la media docena de noticias de rigor sobre lo acaecido en el país se muestra una deriva de sucesos y acontecimientos chorras muy alejados del concepto tradicional de noticia o periodismo; y que lo normal sería tratarlos en el puñado de programas para chorradas que tienen todas las cadenas donde encajarían muchísimo mejor.

No hablo ya de aquellas noticias advirtiendo con tintes apocalípticos que nieva en invierno, hace 40º en verano, llueve en primavera o, el éxito de esta semana, que hay niebla en noviembre (el mes al que, casualidades de la vida, los franceses llamaban brumario). De éstas llevo tiempo riéndome y criticándolas.

Me refiero a sucesos acaecidos en pueblos perdidos de China, Australia o Estados Unidos, que probablemente incluso suenen recónditos en Pekín, Sidney o New york. Como una chica en ropa interior buscando su perrito, una pelea entre conductores que han tenido un accidente, o el tropiezo de un niño gordo.

El único aliciente para los noticieros cuando suceden cerca es que pueden enviar un reportero y rellenar diez minutos muy barato con testimonios de los vecinos: “Me gusta mucho el centollo, pero en casa no compramos mucho“; “Sí, llevamos una semana de chubascos ¡Todo el día con el paraguas!“; “¡Ay hija mía! Yo de verdad que no había visto algo así en toda mi vida“; “La verdad es que a veces piso un poco el acelerador, pero en general conduzco con cuidado“.

Se caracterizan, además de la carencia de información y utilidad que nos aportan, en que nunca suelen estar grabados por profesionales. Generalmente son las cámaras de seguridad de algún negocio, o del tráfico, o también improvisados testigos. No es que yo sea un experto en calidad audiovisual, es que los videos que ves muy bien en Youtube (fuente de muchas de sus imágenes) en la pantalla de tu ordenador, al publicarlo en televisión se convierte en un enorme y difuso pixel.

Son los típicos videos que antiguamente descargábamos en El Rellano, que cualquier día vemos en Yonkis o que pueden ser tranquilamente portada de Meneame, incluso en éste último hay una proporción más alta de noticias de calidad que en cualquier informativo de hoy en día.

Para ilustrar esta entrada dejo algunas de las que más me han cautivado (no las he visto en directo porque es imposible seguir todos los telediarios, pero me basta con encontrarlas en la misma sección que otras que sí he visto):

El colmo fue ver a una Miss Algo contestando la típica imbecilidad, para aprovechar a continuación y cascar una vez más las tan manidas intervenciones de otras convocatorias que ya nos sabemos de memoria como la de “Qué sabes de Rusia

Hay días que no sé si estoy viendo las noticias o Videos de primera.