Los quebraderos de cabeza que da calcular los costes de elaborar una aplicación informática tanto en personal, dinero y tiempo son algo 100% arbitrario y que no sigue nada fijo, por lo que las estimaciones son algo de lo más subjetivo, por más que se intenten establecer funciones y algoritmos que permitan realizar los cálculos de una forma más exacta. Por lo tanto la estimación que se puede dar al principio, con una reducida información del proyecto es casi aleatoria, muy alejada de lo que realmente pueda costar. Sin embargo, los jefes siempre exigen conocer fechas y luego asegurar a sus superiores o clientes que el producto estará para entonces, a pesar de que poco tiempo después, y con un análisis más detallado del proyecto, se calcule que tardará mucho más.

Me ha hecho especial gracia porque es precisamente el tema que estábamos tratando el mes pasado en la asignatura de Proyectos. Quizás no sea tan graciosa como otras que pueda poner, pero me ha hecho gracia la casualidad de estar estudiando justo ese tema. La tira es del 9 de diciembre pasado.