La semana pasada vi, aprovechando la Fiesta del Cine, esa delicia audiovisual de Alfonso Cuarón llamada Gravity. Pese al paupérrimo guión, a nivel técnico me pareció espectacular, con una fotografía y banda sonora exquisitas. Tras verla, me puse a leer unas cuantas críticas como hago habitualmente y en una de ellas mencionaron a un tal Massimino alabando la fidelidad de la obra para representar la ingravidez. Al buscar más información, una página de la Wikipedia me llevó a otra, descubrí que había volado en dos misiones al Hubble con el Transbordador (STS) y terminé con suficiente material interesante como para rescatar este olvidado blog, ya que excedía los límites de un breve comentario en G+, como acostumbro últimamente. Comencemos:

— Existió realmente una misión en 2009 para arreglar el Hubble (la STS-125) y la tripulación llevó una cámara IMAX para grabar las reparaciones y rodar un documental que se estrenó en 2010. No sé si todo lo que vemos en la película es CGI o se ha utilizado imágenes reales del espacio, bien tomadas aquí o por otros medios. Según Buzz Aldrin hablando sobre la película, desde el espacio la Tierra no se ve con tantísima precisión y claridad como se muestra en la película, ya que al verla a través de la atmósfera hay partes más neblinosas, y no sólo algunas nubes ocasionales. De este comentario deduzco que será todo animación por ordenador; sin embargo, buscando imágenes para adornar la entrada he encontrado algunas fotografías de la Tierra que creo haber visto en la película, así que supongo que en algunos casos habrán partido de algunas reales.

Imagen real de la misión STS-125 arreglando el Hubble

— La NASA, desde el programa Gemini, acostumbra a despertar a la tripulación con música, cada día con una canción distinta que signifique algo para cada astronauta, generalmente seleccionada por familiares o ellos mismos. He encontrado un completísimo documento con un listado cronológico de todas las canciones de buenos días utilizadas en las diferentes misiones de la NASA a lo largo de toda su historia, o al menos un intento por compilarlas, no sé si faltarán. La primera fue Hello Dolly, en la misión Gemini 6 (1965), la decimotercera misión tripulada para los americanos y que logró el primer “encuentro espacial” entre dos naves, al conseguir estabilizarlas a 30 centímetros. El primer acoplamiento llegaría tres meses después a manos de Neil Amstrong con la Gemini 8, misión de la que no hay datos de canciones. Desde 1997, con la misión STS-85, la NASA comenzó a grabar estas “emisiones”, que publican en su página web, y dónde se puede escuchar al finalizar una breve conversación de buenos días entre la base y los astronautas. En varios de los artículos de la Wikipedia sobre cada misión del transbordador hay un apartado indicando las canciones seleccionadas para cada día, con el enlace a la grabación de la NASA.

Si habéis echado un vistazo veréis que predominan temas pop/rock de la época, pero en la comentada STS-125 al Hubble incluyeron dos bandas sonoras relacionadas con el espacio: Cantina Band de Star Wars y Galaxy Song de El Sentido de la vida de los Monty Phyton. Lo cual me ha encantado. Y hay más. Hasta en cinco ocasiones han sonado Así habló Zaratustra o el Danubio Azul (ambas de Strauss) por 2001: Una odisea en el Espacio; la primera vez en el Apolo 15, tres años después del estreno de la película de Kubrick. También Space Oddity de Bowie ha hecho honor a su nombre y ha sonado en el espacio. Por lo visto, en más de una ocasión se han levantado en su último día de misión con la canción Going back to Houston, de Dean Martin.

— Parece ser que, cuando se lanza una misión espacial, se tiene realmente en cuenta el poder utlizar la Estación Espacial Internacional (ISS) como refugio de seguridad en caso de accidente o emergencia, bien para esperar a una misión de rescate, o bien para volver directamente a la Tierra desde allí. Con este objetivo hay una nave rusa de tipo Soyuz permanentemente atracada en la estación; este modelo se considera uno más seguros y fiables hoy en día, y es efectivamente la que vemos en la película. Como curiosidad, la ISS jamás ha estado desocupada desde el año 2000 (batiendo en el año 2010 el anterior récord de permanencia humana en el espacio), de ahí que en la película mencionen que la tripulación ha abandonado la estación en otra Soyuz. No sé si es habitual que dos Soyuz convivan en la ISS, pero sí que he visto que en los diferentes módulos que componen la estación, hay varios con al menos un puerto para ellas (que es del mismo tipo que las Progress, las naves sin tripulación que llevan suministros a la ISS tres o cuatro veces al año y que se desintegran en su re-entrada a la atmósfera terrestre), por lo que es perfectamente posible que haya varias cápsulas. No recuerdo ahora dónde leí que la Soyuz que aparece en la película es la TMA-14M, cuyo vuelo hacia la ISS está previsto en el mundo real para el año 2014.

— El papel que ocupan las Soyuz para los rusos es similar al del famoso Transbordador Espacial de los USA, con la diferencia de que este último es plenamente reutilizable y de las Soyuz sólo se recupera la Cápsula de la Tripulación con la que aterrizan los astronautas, el resto de partes que la componen son abandonadas justo antes de re-entrar en la atmósfera y se desintegran al atravesarla. Pese a las diferencias entre rusos y americanos, tras el accidente el Columbia en 2003 se mantuvieron todos los transbordadores en tierra durante un par de años mientras duraba la investigación, teniendo que depender exclusivamente de los rusos y sus Soyuz. El programa del Transbordador se clausuró definitivamente en el 2011, pasando a volver a depender de los rusos. Además, ninguno de los transbordadores reales se llamó Explorer como en la película, sus nombres fueron: Enterprise (modelo de test que no salió de órbita), Columbia, Challenger, Discovery, y Atlantis.

Última aproximación del Atlantis a la ISS

— Pese a que esté planteado este uso de emergencia de la ISS ante accidentes en misiones espaciales, resulta prácticamente imposible trasladarse entre ella y el telescopio Hubble. No es sólo que la primera esté 140 kilómetros por debajo del segundo, es que tienen órbitas y velocidades totalmente distintas. Sin una detalladísima planificación y los necesarios cálculos y sin suficiente combustible sería imposible. Y mucho menos con una la Unidad de Maniobra Tripulada (MMU) que viste Clooney. De hecho, ni tan siquiera sería posible viajar del Hubble a la ISS ¡con el propio Transbordador!. Por cierto, en su afán por seguir impresionándome, en la Wikipedia he encontrado el manual de usuario oficial de la NASA del MMU.

Tan increíble/imposible resultaría un vuelo del Hubble a la ISS que para la misisón real STS-125, la NASA preparó otra misión alternativa, la STS-400, que acudiría a rescatar a los astronautas en caso de accidente grave. Durante el transcurso de la misión, la tripulación de rescate estuvo en permanente estado de alerta y el transbordador listo para un posible despegue de emergencia. Medidas similares se habían tomado en las misiones espaciales previas a la existencia de la ISS.

China está excluida del proyecto de la Estación Inernacional. Pese a su interés, y a que la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA) son favorables, ha de haber consenso y EE.UU. se opone totalmente por miedo a que puedan aprovechar la tecnología con propósitos militares. Su rechazo a compartir conocimientos espaciales con China es tal, que en 2011 el Congreso aprobó una ley que prohíbe a la NASA cualquier tipo de colaboración con empresas o investigadores chinos; incluso prohibiendo el uso de fondos para . A raíz de esto, China ha comenzado a cooperar en mayor grado con proyectos europeos y rusos.

Costa Este de los USA desde la ISS en 2012 (se distinguen NewYork y Washington DC)

De este modo, China tiene su propio proyecto para construir una Estación Espacial equivalente a la ISS o a la antigua MIR. El Programa Tiangong es el proyecto para probar los prototipos de los tres diferentes módulos que la compondrán comenzó en 2011 al poner en órbita el laboratorio espacial Tiangong-1, al que le seguirá Tiangong-2 en 2015 y Tiangong-3 antes de 2020. Una vez hayan probado todos los módulos, pretenden montar su estación espacial hacia 2022, coincidiendo con la fecha final programada a día de hoy para la ISS.

La nave de transporte de suministros y pasajeros que utilizan los chinos como equivalente de las Soyuz son las Shenzou, de las cuales ha habido cinco lanzamientos no tripulados y otros cinco tripulados, el último de los cuales (Shenzou-10) estuvo atracado en la Tiangong-1 quince días en junio de 2013. La Tiangong-1 tiene espacio para una única Shenzou, mientras que la Tiangong-2 tendrá espacio para un par. Así pues, no tendría sentido que hubiese una Shenzou en la Tiangong-1 sin ningún tripulante dentro, excepto para una prueba que se hizo al mes de ponerse en órbita para comprobar los sistemas de anclaje. Quizás sí podría existir una segunda Shenzou como nave de repuesto en la Tiangog-2, pero no en el primer modelo que está en órbita hoy en día. Tampoco recuerdo dónde leí un comentario afirmando que, por sus dimensiones, se debía tratar de la Tiangong-2.

— ¿Qué pasa si juntamos todas las fechas? Hubo una misión real en el Transbordador al Hubble en el año 2009 y el último viaje el Transbordador aterrizó el 21 de julio de 2011. La Tiangong-1 se puso en órbita el 29 de septiembre de 2011 y la Tiangong-2 no tiene previsto su vuelo hasta el año 2015. Sin embargo, en la película viajan en el Transbordador y se meten en una Tiangong.

— El efecto de destrucción en cadena a raíz de la explosión de un satélite es absolutamente posible y es un tema bastante estudiado, conocido como Síndrome de Kessler desde que el científico Donald J. Kessler lo propusiese en 1978. De hecho, la cantidad de basura espacial orbitando la Tierra hoy en día es enorme: hay detectados y en seguimiento unos 19 000 trozos de más de 5 cm y unos 300 000 menores de 1 cm por debajo de los 2000 km de altitud, y se han dado casos de satélites averiados por colisiones de esta basura espacial. La NASA está estudiando todo tipo de soluciones, incluso utilizar rayos láser para desplazar trozos con peligro de colisión (mucho más barato que los carísimos láser con capacidad para desintegrarlos). Pronto nuestra propia basura será nuestro problema número uno para salir al espacio.

La única imagen real de la película Gravity en este post

— A pesar de las imprecisiones científicas que pueda tener la película, y sobre las que se ha escrito abundantemente por todo internet, astronautas de la talla de Buzz Aldrin o Michael J. Massimino (que ha estado en dos misiones en el Hubble) han alabado la precisión de la película en muchos otros aspectos (incluso las herramientas para reparar el telescopio), afirmando estar impresionados por la representación de la gravedad cero, que se muestra tal y como ellos la han vivido (tanto dentro como fuera de la nave). Y que es la primera vez que lo ven en una película reflejado de una forma tan fidedigna. Para más curiosidades o errores de todo tipo en la película, las secciones correspondientes en la IMDB son siempre un buen lugar.

— Para terminar, la Estación Espacial Internacional es el objeto artificial más grande en la órbita terrestre y es posible distinguirlo a simple vista, sin necesidad de telescopios; de hecho se recomienda no utilizarlos por la velocidad a la que viaja, ya que sólo permanece en el campo de visión durante unos cinco minutos. La ISS completa una vuelta a la Tierra cada 90 minutos (de ahí la duración de la película), pero sólo puede ser vista al amanecer y al anochecer. Esto es así porque no emite luz propia y es en esos momentos del día cuando nosotros tenemos suficiente oscuridad, y la estación todavía recibe los rayos del Sol. Aunque desde nuestra perspectiva parece que vaya a la velocidad de un avión, en realidad se mueve aproximadamente a una velocidad 30 veces mayor, pero vuela como 40 veces más alto. Tiene un brillo similar al de Venus, o incluso mayor, y más o menos se mueve de este a oeste, a no mucha altura sobre el horizonte.

Magnífico autorretrato. El Sol, la Tierra, el brazo robótico, la ISS, un astronauta, la oscura profundidad del espacio y la cámara espacial.

Debido a la fama de la ISS la NASA tiene una página para facilitar su localización, Spot the Station, que informa en todo momento de su posición en el cielo e incluye un servicio de alerta por sms o email avisando de la hora y la posición a la que podremos verla según nuestras coordenadas, siempre y cuando las condiciones sean óptimas. Me ha llegado un email media hora antes, pero no he conseguido verla :(. Hay otra página, Heavens Above, mucho más completa que además de informar de la ISS lo hace de otros satélites como el Tiangong-1. Además son predicciones a diez días y que incluyen un mapa indicando el trazado por el cielo. Es totalmente necesario introducir las coordenadas desde dónde estamos, o no nos proporcionará información correcta. Afortunadamente esta información se guarda para posteriores visitas.