Bueno, no me había despedido formalmente durante estos días, pero era previsible. Llevo tres semanas sin escribir y es que ya casi no hay tiempo, ni de leer nada interesante por la web ―aunque para esto siempre se saque― y mucho menos para escribir. Y con el acortamiento del curso por la EXPO casi no hay tiempo ni de estudiar.

La verdad es que ha sido un jaleo, y cada convocatoria dura 10 días, a cuatro exámenes por día. Bastante apretadito. Yo no puedo quejarme porque me “sólo” quedan cinco, pero los que llevan las 10 ó 12 ―que son habituales en segundo o tercero― es inevitable que se les acoplen más de una vez a dos o tres por día, y seguidos. Así pues, no creo que vuelva a escribir hasta mediados de junio.

Por mi parte no será por la cantidad de asignaturas, sino por su calidad, y es que, como es normal, me quedan las más «bonitas». Amén de la asignatura de Proyectos, en la que tenemos que hacer un proyecto como se haría realmente en una empresa, con su planificación, su memoria, su manual de usuario, su pliego de condiciones y presupuesto…

Nos está llevando bastante trabajo, pero no está quedando nada mal. Además es algo intersante, y no el típico programa de gestión que suele hacer aquí la gente para sacarse las castañas del fuego. Encima los documentos los estamos haciendo con LaTeX, así que la presentación es inmejorable. Cada día me estoy enamorando más de esta joya de la maquetación. Da muchos quebraderos de cabeza, y cuesta un poco acostumbrarse, pero los resultados merecen, y con mucho, la pena.

Dilbert 25-V-08

Llevaba algunos días con ganas de escribir algo, pero decidí esperarme a hacer por fin el examen de álgebra, que además espero aprobar, salir contento de esta asignatura es toda una odisea. Ayer ya veía vectores propios por todas partes. Ahora a ver si aprovecho el fin de semana para terminar lo que nos queda de Proyectos y seguir estudiando. Básicamente quería compartir esta viñeta del miércoles con el mundo, y aún mejor si véis la anterior.

La verdad es que no tengo ninguna novedad virtual salvo, quizás, el nuevo blog que he descubierto. Los no seáis informáticos podéis dejar de leer aquí. Se llama Coding Horror y son análisis de Jeff Atwood, un programador con 20-30 años a sus espaldas. Apenas llevo una semana, pero me ha parecido bastante interesante. Especialmente el artículo Crash Responsability, en el que diserta sobre cómo debería enfocar el programador los errores frente al usuario, tanto la forma de avisarle como el feedback. Creo que hay mucho que aprender en este blog.