Vengo ahora mismo de cenar en el Valero, que ha venido un colega que no veíamos hace tiempo y hemos aprovechado a quedarnos por ahí a cenar.

Hemos llegado a las 22:30 al bar y estaba el comedor lleno, sólo quedaba una mesa, que parecía que nos la estuviesen guardando. Y constantemente llevaban raciones al elevador, así que arriba también debían de tenerlo completo.

Sólo hemos estado ahí, y estaba a tope, pero no dudo que si llegamos a ir a cualquier otro sitio también nos hubiésemos encontrado la misma situación, y estamos a lunes.

Respecto a la cena, todo muy rico y muy bien de precio; por diez euros cada uno hemos cenado bien y variado, con dos consumiciones por persona. Recordaba que clavaban más sablazo, supongo que las bajadas de precios de la crisis a todos nos sientan fenomenal.