Pese a no haber dejado constancia por aquí hasta ahora, los que me conocen saben que me parece una auténtica birria de programa. Generalmente me gusta definirlo como Un conjunto de despropósitos, y estoy seguro de que es una acertadísima descripción.

También a algunos les pasé link al blog Anti Pablo Motos, en el que me he echado algunas risas leyendo sus opiniones y descripciones de programas.

Hoy he encontrado un artículo increíblemente acertado criticando al programa, escrito por un tal Ramón de España para El Periódico. Citaré un par de frases:

«No sé si es un programa infantil en horario adulto o si es que la estupidez del español medio ha crecido de manera exponencial durante los últimos años y yo no me he enterado. Reina allí una alegría tontiloca e irritante basada, evidentemente, en el triunfo de la voluntad. […]

Si usted acudía a El hormiguero porque acaba de publicar un libro, estrenar un filme o dar con la vacuna del sida, olvídese de cualquier pretensión didáctica: la muchachada que ve el programa solo recordará a alguien en cuyo rostro asomaban la vergüenza y el estupor propios de quien acaba de ser violado en público y duda entre llamar a la policía o suicidarse.»