aldous huxley - Tienda de ultramarinos
logo Tienda de Ultramarinos
Etiquetas: aldous huxley

Cuatro relatos de Aldous Huxley

El título del libro es El Joven Arquímedes, pero éste es sólo uno de los 4 relatos que aparecen en él. Teniendo como referente de Aldous Huxley la novela distópica Mundo Feliz, pensé que sería un escrito de ciencia-ficción, o al menos narrados en el futuro. Nada más lejos de la realidad, los cuatro relatos fueron escritos en 1943 y están ambientados en la misma época. En todos se puede leer una crítica a diversos temas, y textos cargados de ironía.

El joven Arquímedes, se desarrolla en Italia y trata sobre un chiquillo sin educación, hijo de campesinos, cuyos vecinos —cultos ingleses— se percatan de su predisposición natural para la música. Le instruyen en ella por el mero placer de hacerlo, pero descubren que no será tan sobresaliente como esperaban; sin embargo, resulta que es, en realidad, un genio para las matemáticas. Entre tanto, la propietaria de las tierras, poco menos que obliga al campesino a “dejarle” una temporada al niño, con la intención de adoptarlo en el futuro. Con fatales consecuencias.

Los Claxton, narra la historia de una familia inglesa totalmente ortodoxa con su religión. La madre impone una vida de ascetismo a toda su familia para elevar su espiritualidad al máximo, renegando incluso de médicos en lo posible, y siendo estrictos vegetarianos. Cuantos más sacrificios hacen, más espirituales se sienten, y mejor les va su economía. Con fatales consecuencias.

Cura de reposo, es la historia de una delicada señorita casada con el hombre equivocado —un científico obsesionado con su trabajo y racionalista hasta en sus emociones— del que pronto termina harta con un ataque de histeria y a la que mandan a reposar en un mejor clima a la Toscana italiana. Allí, un joven hostelero elegante y educado al extremo comienza a cortejarla y a ser su chico para todo. Por supuesto, con fatales consecuencias.

El monóculo, es el instrumento que utiliza el protagonista de este relato para aparentar una mayor clase social y darse aires de intelectualidad en una fiesta de bohemios de la alta sociedad. Me ha parecido el más soso de los tres y no termina con lo que se puedan llamar “fatales consecuencias“.

Intenté que fuese la última entrada del año del último libro del año, pero no me dió tiempo a terminarla de escribir, así que con esta reseña del último libro del 2008 empiezo los atrículos del 2009.

Hombres verdaderos VS animales capaces de aprender

«Pensaba en las enormes diferencias entre seres humanos. Clasificamos los hombres por el color de sus ojos y de su pelo, por la forma de sus cráneos. ¿No sería mejor dividirlos en especies intelectuales? Habrá siempre un más ancho abismo entre los extremos tipos mentales que entre un bosquimano y un escandinavo. Este niño, pensaba, cuando crezca, será, comparado conmigo, lo que un hombre es comparado con un perro. Y hay otros hombres y mujeres que son casi perros comparados conmigo.
Tal vez los hombres de genio son los hombres verdaderos. En toda la historia de la raza humana sólo ha habido algunos miles de verdaderos hombres. Y el resto de nosotros ¿qué somos? Animales capaces de aprender. Sin la ayuda de los verdaderos hombres, no habríamos descubierto casi nada. Casi todas las ideas que nos son familiares nunca se les hubieran ocurrido a espíritus como los nuestros. Si se siembra en ellos, la semilla germina, pero nuestro espíritu habría sido incapaz de engendrarlas.
Hay naciones enteras de perros, pensaba yo, épocas enteras en las que no ha nacido ni un Hombre. De los pesados egipcios recogieron los griegos la dura experiencia y reglas empíricas para hacer ciencias. Pasaron más de mil años antes que Arquímedes tuviera un sucesor que se le pareciera. No ha habido más que un Buda, un solo Jesús, un solo Bach cuyo nombre nos haya quedado, un solo Miguel Ángel.
¿Será una pura casualidad que nazca un Hombre de tiempo en tiempo? ¿Qué será lo que produce toda una constelación de ellos en una misma época y en un mismo pueblo?
Taine creía que Leonardo, Miguel Ángel y Rafael nacieron en ese momento porque la época estaba madura para grandes pintores y el paisaje italiano estaba en armonía. En boca de un francés racionalista del siglo diecinueve, resulta esta doctrina extrañamente mística; no por eso tal vez menos cierta. ¿Pero coma explicar los que nacen fuera de su tiempo? Blake, por ejemplo. ¿Cómo explicarlos?
Este niño —pensaba yo— ha tenido la suerte de nacer en una época en la que podrá emplear útilmente sus capacidades. Encontrará a mano los métodos analíticos más perfeccionados; tendrá detrás de sí una prodigiosa experiencia. Supongamos que hubiera nacido en la época de los monumentos megalíticos; hubiera podido consagrar toda su vida a descubrir los rudimentos, a adivinar vagamente lo que ahora podría probar, quizá. Nacido en la época de la conquista normanda, hubiera tenido que luchar con todas las dificultades preliminares creadas por un simbolismo inadecuado; le hubiera tomado años, por ejemplo, aprender el arte de dividir MMMCCCCLXXXVIII por MCMXIX. En cinco años, ahora, aprenderá lo que han necesitado generaciones de Hombres para descubrir. Y yo pensaba en la suerte de todos los Hombres que nacieron tan lamentablemente a destiempo, sin poder llevar a término nada o muy poco de algún valor. Si Beethoven hubiera nacido en Grecia, pensaba, hubiera tenido que contentarse con tocar sencillas melodías en la flauta o la lira; en ese clima intelectual le hubiera sido casi imposible imaginar la naturaleza de la armonía.»

Aldous Huxley — El Joven Arquímedes