socialismo - Tienda de ultramarinos
logo Tienda de Ultramarinos
Etiquetas: socialismo

Estado pluriconfesional

El gobierno ¿socialista? de este país es la hostia. No nos basta con pegarnos 30 años con un estado aconfesional pero católico, sino que ahora están preparando una ley para bajarnos los pantalones con el resto de religiones. El mismo gobierno que canta la Internacional con el puño en alto. Tócate los cojones.

Con la Ley de Libertad Religiosa, por un lado, le echan un par y un pretenden retirar los crucifijos de escuelas, hospitales y toda institución pública, así como evitar que los funerales de estado se practiquen bajo el rito católico.

Si lo dejasen aquí, lo aplaudiría, pero como toda ley elaborada por este PSOE está hecha a medias y mal; pues lo que pretenden no es reducir la presencia del catolicismo en el día a día, sino aumentar la presencia, reconocimiento y “poderes”, del resto de religiones; en lugar de separarse el Estado de la religión, se acerca a todas.

Ahora, una confesión tendrá derecho, bajo ciertas condiciones, a obtener por parte de un ayuntamiento terrenos de manera gratuita para levantar un edificio destinado a culto.

¿Cómo es posible que el Estado tenga que subvencionar el lugar en el que un grupo de timadores socialmente aceptados se dedican a estafar a los ciudadanos? Tampoco me extraña cuando el Gobierno de Aragón —también socialista— colaboró con la construcción del Las Vegas español haciendo leyes ad hoc (los casinos son otra estafa socialmente aceptada), aunque finalmente se quedase todo en humo. ¿Habrá pagado también el Gobierno del PSOE los almacenes desde los que se vende la Power Balance? Quizás con esta ley sí que deberían hacerlo.

o el derecho a solicitar, por primera vez en España, descanso laboral semanal fuera del domingo.
Por ejemplo, los judíos en «sabbath» (sábado) o los musulmanes con la oración colectiva del viernes.

Vale que la fiesta en domingo que tenemos en todo Occidente sea un remanente cultural de más de mil años del poder cristiano en esta parte del mundo, pero es innegable que hace mucho tiempo que dejó de ser por motivos de credo. Algún día tenía que ser fiesta, y es mucho mejor que todos descansemos a la vez —esta afirmación es discutible, pero no entraré en este debate ahora—.
¿Los trabajadores musulmanes y judíos no trabajarán las 40 horas que les corresponde, lo que se traduce en cobrar menos? ¿Van a tener que abrir las oficinas en domingo para que esos señores puedan trabajar las horas que les corresponden? Tendrán que ir a trabajar también sus supervisores o alguien para darles trabajo. Tendrá que ir el informático por si se jode algo. La empresa tendrá que mantener las oficinas calientes e iluminadas para dos personas. Con estas medidas pretende el Gobierno sacarnos de la crisis económica y parar el calentamiento global —luego apagarán las luces de la Puerta del Sol durante un minuto dos días al año y ya está.

Medidas insulsas como éstas me hacen llevarme las manos a la cabeza. El Estado no debe darle la mano a la Religión, debe cortársela.

EL PAÍS: La izquierda de pacotilla

Me encanta la supuesta izquierda de mentira que nos toca sufrir en este país. Son la hostia. Sin entrar a opinar ahora sobre lo acontecido anoche en la Gala de Eurovisión con John Cobra (quizás en otro post porque he estado siguiendo el caso desde que Forocoches empezó a votarle) quiero comentar un artículo publicado hoy en EL PAÍS. El título es “Actuación vergonzosa” de John Cobra en la gala de finalistas para Eurovisión y lo firma Carmen Pérez-Lanzac.

En el artículo se especifica en dos ocasiones que John Cobra ha pasado por prisión, ¡en un artículo musical! Las frases exactas son una en el subtítulo «El rapero y ex presidiario se enfrenta con gestos obscenos al público de TVE» y otra al comienzo del artículo «John Cobra, el rapero y ex presidiario que llegó a Eurovisión aupado por la web forocoches, no representará a la cadena pública en el festival.»

Realmente, en la crónica de una gala musical no creo que aporte mucho este dato, y veo muy claro que está escrito de forma despectiva, para desprestigiar al personaje. Lo que me parece más indignante del asunto es que luego a todos estos socialistas de postín se les llenará la boca diciendo que la cárcel no es un castigo sino una forma de reeducar y reformar a los delincuentes y que hay que abogar por la reintegración de éstos y otros desfavorecidos en la sociedad, y luego son los primeros en utilizar el hecho de que sea ex-presidiario como lo peor que hizo John Cobra anoche.

Leer declaraciones similares en Telecinco (después de que echaran a Karmele empezaron a criticar el concurso, y el artículo de hoy despreciando Eurovisión no tiene pérdida), que son expertos en entrevistar a presidiarios y delincuentes ya es bochornoso, y más que intenten dar lecciones de moral; pero de esa cadena me espero cualquier cosa porque venderían a su madre en directo por el morbo.