Motivos por los que no querrías comer pistachos conmigo:

— Me encantan. Me los como tremendamente rápido, comerías mucha menos cantidad que yo.

— Cuando me salen completamente cerrados no me esfuerzo por abrirlos como mucha otra gente; vuelvo a meterlos en la bolsa.