Música - Tienda de ultramarinos
logo Tienda de Ultramarinos
Categorías Música

Gravity (2013) y sus conexiones con la realidad

La semana pasada vi, aprovechando la Fiesta del Cine, esa delicia audiovisual de Alfonso Cuarón llamada Gravity. Pese al paupérrimo guión, a nivel técnico me pareció espectacular, con una fotografía y banda sonora exquisitas. Tras verla, me puse a leer unas cuantas críticas como hago habitualmente y en una de ellas mencionaron a un tal Massimino alabando la fidelidad de la obra para representar la ingravidez. Al buscar más información, una página de la Wikipedia me llevó a otra, descubrí que había volado en dos misiones al Hubble con el Transbordador (STS) y terminé con suficiente material interesante como para rescatar este olvidado blog, ya que excedía los límites de un breve comentario en G+, como acostumbro últimamente. Comencemos:

— Existió realmente una misión en 2009 para arreglar el Hubble (la STS-125) y la tripulación llevó una cámara IMAX para grabar las reparaciones y rodar un documental que se estrenó en 2010. No sé si todo lo que vemos en la película es CGI o se ha utilizado imágenes reales del espacio, bien tomadas aquí o por otros medios. Según Buzz Aldrin hablando sobre la película, desde el espacio la Tierra no se ve con tantísima precisión y claridad como se muestra en la película, ya que al verla a través de la atmósfera hay partes más neblinosas, y no sólo algunas nubes ocasionales. De este comentario deduzco que será todo animación por ordenador; sin embargo, buscando imágenes para adornar la entrada he encontrado algunas fotografías de la Tierra que creo haber visto en la película, así que supongo que en algunos casos habrán partido de algunas reales.

Imagen real de la misión STS-125 arreglando el Hubble

— La NASA, desde el programa Gemini, acostumbra a despertar a la tripulación con música, cada día con una canción distinta que signifique algo para cada astronauta, generalmente seleccionada por familiares o ellos mismos. He encontrado un completísimo documento con un listado cronológico de todas las canciones de buenos días utilizadas en las diferentes misiones de la NASA a lo largo de toda su historia, o al menos un intento por compilarlas, no sé si faltarán. La primera fue Hello Dolly, en la misión Gemini 6 (1965), la decimotercera misión tripulada para los americanos y que logró el primer “encuentro espacial” entre dos naves, al conseguir estabilizarlas a 30 centímetros. El primer acoplamiento llegaría tres meses después a manos de Neil Amstrong con la Gemini 8, misión de la que no hay datos de canciones. Desde 1997, con la misión STS-85, la NASA comenzó a grabar estas “emisiones”, que publican en su página web, y dónde se puede escuchar al finalizar una breve conversación de buenos días entre la base y los astronautas. En varios de los artículos de la Wikipedia sobre cada misión del transbordador hay un apartado indicando las canciones seleccionadas para cada día, con el enlace a la grabación de la NASA.

Si habéis echado un vistazo veréis que predominan temas pop/rock de la época, pero en la comentada STS-125 al Hubble incluyeron dos bandas sonoras relacionadas con el espacio: Cantina Band de Star Wars y Galaxy Song de El Sentido de la vida de los Monty Phyton. Lo cual me ha encantado. Y hay más. Hasta en cinco ocasiones han sonado Así habló Zaratustra o el Danubio Azul (ambas de Strauss) por 2001: Una odisea en el Espacio; la primera vez en el Apolo 15, tres años después del estreno de la película de Kubrick. También Space Oddity de Bowie ha hecho honor a su nombre y ha sonado en el espacio. Por lo visto, en más de una ocasión se han levantado en su último día de misión con la canción Going back to Houston, de Dean Martin.

— Parece ser que, cuando se lanza una misión espacial, se tiene realmente en cuenta el poder utlizar la Estación Espacial Internacional (ISS) como refugio de seguridad en caso de accidente o emergencia, bien para esperar a una misión de rescate, o bien para volver directamente a la Tierra desde allí. Con este objetivo hay una nave rusa de tipo Soyuz permanentemente atracada en la estación; este modelo se considera uno más seguros y fiables hoy en día, y es efectivamente la que vemos en la película. Como curiosidad, la ISS jamás ha estado desocupada desde el año 2000 (batiendo en el año 2010 el anterior récord de permanencia humana en el espacio), de ahí que en la película mencionen que la tripulación ha abandonado la estación en otra Soyuz. No sé si es habitual que dos Soyuz convivan en la ISS, pero sí que he visto que en los diferentes módulos que componen la estación, hay varios con al menos un puerto para ellas (que es del mismo tipo que las Progress, las naves sin tripulación que llevan suministros a la ISS tres o cuatro veces al año y que se desintegran en su re-entrada a la atmósfera terrestre), por lo que es perfectamente posible que haya varias cápsulas. No recuerdo ahora dónde leí que la Soyuz que aparece en la película es la TMA-14M, cuyo vuelo hacia la ISS está previsto en el mundo real para el año 2014.

— El papel que ocupan las Soyuz para los rusos es similar al del famoso Transbordador Espacial de los USA, con la diferencia de que este último es plenamente reutilizable y de las Soyuz sólo se recupera la Cápsula de la Tripulación con la que aterrizan los astronautas, el resto de partes que la componen son abandonadas justo antes de re-entrar en la atmósfera y se desintegran al atravesarla. Pese a las diferencias entre rusos y americanos, tras el accidente el Columbia en 2003 se mantuvieron todos los transbordadores en tierra durante un par de años mientras duraba la investigación, teniendo que depender exclusivamente de los rusos y sus Soyuz. El programa del Transbordador se clausuró definitivamente en el 2011, pasando a volver a depender de los rusos. Además, ninguno de los transbordadores reales se llamó Explorer como en la película, sus nombres fueron: Enterprise (modelo de test que no salió de órbita), Columbia, Challenger, Discovery, y Atlantis.

Última aproximación del Atlantis a la ISS

— Pese a que esté planteado este uso de emergencia de la ISS ante accidentes en misiones espaciales, resulta prácticamente imposible trasladarse entre ella y el telescopio Hubble. No es sólo que la primera esté 140 kilómetros por debajo del segundo, es que tienen órbitas y velocidades totalmente distintas. Sin una detalladísima planificación y los necesarios cálculos y sin suficiente combustible sería imposible. Y mucho menos con una la Unidad de Maniobra Tripulada (MMU) que viste Clooney. De hecho, ni tan siquiera sería posible viajar del Hubble a la ISS ¡con el propio Transbordador!. Por cierto, en su afán por seguir impresionándome, en la Wikipedia he encontrado el manual de usuario oficial de la NASA del MMU.

Tan increíble/imposible resultaría un vuelo del Hubble a la ISS que para la misisón real STS-125, la NASA preparó otra misión alternativa, la STS-400, que acudiría a rescatar a los astronautas en caso de accidente grave. Durante el transcurso de la misión, la tripulación de rescate estuvo en permanente estado de alerta y el transbordador listo para un posible despegue de emergencia. Medidas similares se habían tomado en las misiones espaciales previas a la existencia de la ISS.

China está excluida del proyecto de la Estación Inernacional. Pese a su interés, y a que la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA) son favorables, ha de haber consenso y EE.UU. se opone totalmente por miedo a que puedan aprovechar la tecnología con propósitos militares. Su rechazo a compartir conocimientos espaciales con China es tal, que en 2011 el Congreso aprobó una ley que prohíbe a la NASA cualquier tipo de colaboración con empresas o investigadores chinos; incluso prohibiendo el uso de fondos para . A raíz de esto, China ha comenzado a cooperar en mayor grado con proyectos europeos y rusos.

Costa Este de los USA desde la ISS en 2012 (se distinguen NewYork y Washington DC)

De este modo, China tiene su propio proyecto para construir una Estación Espacial equivalente a la ISS o a la antigua MIR. El Programa Tiangong es el proyecto para probar los prototipos de los tres diferentes módulos que la compondrán comenzó en 2011 al poner en órbita el laboratorio espacial Tiangong-1, al que le seguirá Tiangong-2 en 2015 y Tiangong-3 antes de 2020. Una vez hayan probado todos los módulos, pretenden montar su estación espacial hacia 2022, coincidiendo con la fecha final programada a día de hoy para la ISS.

La nave de transporte de suministros y pasajeros que utilizan los chinos como equivalente de las Soyuz son las Shenzou, de las cuales ha habido cinco lanzamientos no tripulados y otros cinco tripulados, el último de los cuales (Shenzou-10) estuvo atracado en la Tiangong-1 quince días en junio de 2013. La Tiangong-1 tiene espacio para una única Shenzou, mientras que la Tiangong-2 tendrá espacio para un par. Así pues, no tendría sentido que hubiese una Shenzou en la Tiangong-1 sin ningún tripulante dentro, excepto para una prueba que se hizo al mes de ponerse en órbita para comprobar los sistemas de anclaje. Quizás sí podría existir una segunda Shenzou como nave de repuesto en la Tiangog-2, pero no en el primer modelo que está en órbita hoy en día. Tampoco recuerdo dónde leí un comentario afirmando que, por sus dimensiones, se debía tratar de la Tiangong-2.

— ¿Qué pasa si juntamos todas las fechas? Hubo una misión real en el Transbordador al Hubble en el año 2009 y el último viaje el Transbordador aterrizó el 21 de julio de 2011. La Tiangong-1 se puso en órbita el 29 de septiembre de 2011 y la Tiangong-2 no tiene previsto su vuelo hasta el año 2015. Sin embargo, en la película viajan en el Transbordador y se meten en una Tiangong.

— El efecto de destrucción en cadena a raíz de la explosión de un satélite es absolutamente posible y es un tema bastante estudiado, conocido como Síndrome de Kessler desde que el científico Donald J. Kessler lo propusiese en 1978. De hecho, la cantidad de basura espacial orbitando la Tierra hoy en día es enorme: hay detectados y en seguimiento unos 19 000 trozos de más de 5 cm y unos 300 000 menores de 1 cm por debajo de los 2000 km de altitud, y se han dado casos de satélites averiados por colisiones de esta basura espacial. La NASA está estudiando todo tipo de soluciones, incluso utilizar rayos láser para desplazar trozos con peligro de colisión (mucho más barato que los carísimos láser con capacidad para desintegrarlos). Pronto nuestra propia basura será nuestro problema número uno para salir al espacio.

La única imagen real de la película Gravity en este post

— A pesar de las imprecisiones científicas que pueda tener la película, y sobre las que se ha escrito abundantemente por todo internet, astronautas de la talla de Buzz Aldrin o Michael J. Massimino (que ha estado en dos misiones en el Hubble) han alabado la precisión de la película en muchos otros aspectos (incluso las herramientas para reparar el telescopio), afirmando estar impresionados por la representación de la gravedad cero, que se muestra tal y como ellos la han vivido (tanto dentro como fuera de la nave). Y que es la primera vez que lo ven en una película reflejado de una forma tan fidedigna. Para más curiosidades o errores de todo tipo en la película, las secciones correspondientes en la IMDB son siempre un buen lugar.

— Para terminar, la Estación Espacial Internacional es el objeto artificial más grande en la órbita terrestre y es posible distinguirlo a simple vista, sin necesidad de telescopios; de hecho se recomienda no utilizarlos por la velocidad a la que viaja, ya que sólo permanece en el campo de visión durante unos cinco minutos. La ISS completa una vuelta a la Tierra cada 90 minutos (de ahí la duración de la película), pero sólo puede ser vista al amanecer y al anochecer. Esto es así porque no emite luz propia y es en esos momentos del día cuando nosotros tenemos suficiente oscuridad, y la estación todavía recibe los rayos del Sol. Aunque desde nuestra perspectiva parece que vaya a la velocidad de un avión, en realidad se mueve aproximadamente a una velocidad 30 veces mayor, pero vuela como 40 veces más alto. Tiene un brillo similar al de Venus, o incluso mayor, y más o menos se mueve de este a oeste, a no mucha altura sobre el horizonte.

Magnífico autorretrato. El Sol, la Tierra, el brazo robótico, la ISS, un astronauta, la oscura profundidad del espacio y la cámara espacial.

Debido a la fama de la ISS la NASA tiene una página para facilitar su localización, Spot the Station, que informa en todo momento de su posición en el cielo e incluye un servicio de alerta por sms o email avisando de la hora y la posición a la que podremos verla según nuestras coordenadas, siempre y cuando las condiciones sean óptimas. Me ha llegado un email media hora antes, pero no he conseguido verla :(. Hay otra página, Heavens Above, mucho más completa que además de informar de la ISS lo hace de otros satélites como el Tiangong-1. Además son predicciones a diez días y que incluyen un mapa indicando el trazado por el cielo. Es totalmente necesario introducir las coordenadas desde dónde estamos, o no nos proporcionará información correcta. Afortunadamente esta información se guarda para posteriores visitas.

Cork Jazz Festival

Este fin de semana ha sido el Cork Jazz Festival. Todos los años suele caer por estas fechas, a finales de octubre, así que si alguna vez estás en Irlanda y te gusta el jazz, no puedes perdértelo, pues es el festival de este tipo de música más importante del país.

Además de la veintena de músicos realmente famosos (Herbie Hancock , Maceo Parker, Yann Tiersen…) por los que hay que pagar, un buen montón de pubs traen grupos menos conocidos, resultando en alrededor de 80 actuaciones gratuitas durante todo el fin de semana; de tres de la tarde a dos de la mañana.

Ante tanta oferta es bastante difícil seleccionar qué ver cada día, pues muchísimos conciertos se solapan, pero afortunadamente algunos de ellos repetían distinto día u hora, lo cual facilita mucho las cosas si tienes verdadero interés en alguno. Muchas de las actuaciones gratuitas, además de una breve descripción sobre el grupo, iban acompañadas de una muestra en youtube o el myspace; de modo que cada día antes de salir me dedicaba a seleccionar dónde merecería la pena dejarse caer.

El jueves queríamos ver The Riptide Movement a las 20 horas, pero por algún motivo no tocaron, y como The Queen Experience tocaban en el mismo pub, nos quedamos haciendo tiempo para el grupo que más me intersaba esa noche, Skazz (myspace). Su estilo es muy similar a The Skatalites, y los disfruté de principio a fin.

El viernes nos encontramos de rebote a Pete Molinari & Band; teníamos otros grupos en mente, pero fue una grata sorpresa. Sonaba bastante animado, aunque las lentas también fueron buenas.

Nada más terminar, en el bar de al lado empezaban iFunk, una banda local que además de tocar sus propias canciones, versionaron varios éxitos musicales con un toque funky genial. Lástima que el único video que tienen colgado en internet es esta “promo”.

El sábado empezamos antes, pues a las tres de la tarde tocaban The Swingin’ Bluecats y yo tenía muchas ganas de verlos (myspace). Me recuerdan a The Brian Setzer Orchestra, pues son otra banda de swing revival. Son otro de los grupos que disfruté al máximo; y me encantaron sobre todo las versiones de Minnie the Moocher de Cab Calloway (con todo el público coreando el hi-de-hi-de-hi-di-hi) y I Wan’na Be Like You (The Monkey Song) de El Libro de la Selva.

Más tarde ese día les tocó el turno a DIT Big Band, que con alrededor de 20 miembros dieron un gran concierto.

A Beat and blow les tocó cerrar la noche del sábado con su potentísimo directo. Su nombre lo dice todo: seis vientos metal y dos tambores (más la cantante). Enorme banda.

Durante el domingo estuve descansando pues era el día fuerte: Maceo Parker. Ya lo había visto el año pasado en Pirineos Sur, pero es que es muy, muy grande y merecía la pena repetir. El concierto fue genial, como era de esperar, y el guitarrista se marcó un solo histórico. Eché en falta uno del bajo.

Los teloneros fueron Creamy Goodness, una banda irlandesa a la que no conocía de nada pero a los que disfruté igualmente. A destacar, para la tercera o cuarta canción pidieron al público que se apartara de las primeras filas, haciendo un gran círculo y saliendo a bailar breakdance un par de bailarines profesionales. Lo mejor fue que un chaval del público se animó y se puso a bailar también con ellos; y era claramente un espontáneo.

Ayer lunes cerramos el festival con Natty Wailer & The Reggae Vibes, un grupo reggae con algunas canciones bastante animadas y un cantante de lo más feliz y gracioso. Se supone que el tal Natty fue un Wailer durante nueve años, pero hay gente que lo pone en duda. Venía sin el coro del siguiente vídeo, pero es de lo que más me ha gustado por youtube.

Después tocaban The Naildrivers, pero ya se empezaba a hacer tarde (hoy por la mañana teníamos clase) así que sólo nos quedamos a las primeras canciones. Una lástima, porque sus versiones de canciones de finales de los 70 a ritmo de ska sonaban genial.

Sumándolos todos hacen un total de diez conciertos este fin de semana, muchos de los cuales para repetir. Sobredosis musical.

Spamalot – Barcelona

Hace como un mes me enteré de que estaban haciendo el musical Spamalot en Barcelona, así que empecé a buscar amigos con los que acudir. Conseguí engañar a cinco, y finalmente se apuntaron tres más allá.

Spamalot Yo

Spamalot es un musical inspirado en la genial película Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, de los Monty Python, y en su versión original está dirigido por ellos mismos. España ha sido el primer país en el que se ha hecho una versión no en inglés, y los encargados de la dirección española han sido nada menos que El Tricicle. Ambos grupos me parecen unos gigantes del humor, así que la combinación me pareció maravillosa y supe que me encantaría. No me equivoqué.

He de reconocer que en más de una ocasión antes de ir tuve miedo porque pudiese ser demasiado noño, muy musical, con muchas cancioncitas y tal, pero pocas risas, y que me defraudaría; pero todo lo contrario. Han respetado muchísimos gags de la película, con diálogos similares; no eran exactos, pero sí muy parecidos, manteniendo algunas frases imposibles de cambiar. Y luego, en las propias canciones también hacían coñas, por lo que en conjunto te ríes mucho durante toda la obra.

En todas las canciones se flipan horrores, incluyendo infinidad de cosas que nada tienen que ver con la película, pero era inevitable y, a fin de cuentas, no pretendes volver a ver la película, y sabes que va a ser algo distinto.

Los artistas lo hacen todos genial, y la Dama del Lago, que al principio no entiendes cómo sale tanto, al cabo de un rato te das cuenta del registro que tiene, y es obvio que la exploten. De hecho, debía de ser la actriz principal del reparto puesto que Marta Ribera es la única de los protagonistas con experiencia previa en los músicales y cuenta con una larga trayectoria en canto y danza. ¿En los musicales también se dice actriz? ¿O se dice cantante? Pero también baila, no es sólo cantante. ¡Vaya dilema!

Entre el resto del elenco también destaca Edu Soto, que no cantaba ni bailaba demasiado, pero que cada vez que abre la boca es para hacer reir al público. Inmejorable su papel del padre de Herbert.

En resumidas cuentas, una experiencia genial que recomiendo a cualquiera que le gusten, aunque sólo sea un poco, los Monty Python. Los musicales ya son de por sí algo espectacular y digno de ver, y uno en el que encima te ríes durante toda la duración, es genial. Creo que ésta va a ser la última semana que lo ejecuten en Barcelona, pero quizás sigan en Madrid o alguna otra ciudad. En ese caso, no perdais la oportunidad si no habéis podido verlo.

Songs around the world: Stand by me

Hace cuatro días Maybellene publicó en su blog la versión de la canción Stand by me que recientemente se ha grabado por todo el mundo interpretada por artistas callejeros.

Para empezar aunque pueda soprenderos, y pese a lo famosísima que me he enterado luego que es la canción, no la conocía, pero me ha encantado. He buscado por Youtube para escuchar la original de Ben E. King, pero prefiero la versionada que a mi (nulo) juicio queda fantástica.

La canción ha sido grabada por Playing for change, que por lo poco que he podido ver es una agrupación de artistas unir el mundo mediante la música. Stand by me no ha sido la única grabación de lo que han llamado Song around the world, pues también han publicado One love y Don’t Worry. Merece la pena escucharlas también. Parece ser que además han realizado una película al respecto, supongo que con el cómo se hizo y cosas así.

En al menos una de estas canciones aparece Manu Chao, así que realmente no todos los músicos que salen son artistas callejeros.

Visitando la web, en la sección The Journey dan una breve reseña de todos los artistas grabados, junto a algunas fotografías. No enlazo porque es un flash y no se puede, pero se deja ver. En algunos especifican claramente que tocan en la calle, pero tampoco son muy explícitos ni he leído demasiados.

En la sección The media, aparecen también tres canciones más, imagino que también grabadas por ellos mismos, pero son de gente individual, y no montajes a partir de diversos músicos. Me llama la atención que no esté One Love y sí las otras dos.

A propósito de Stand by me, echando un vistazo a las versiones que hay por Youtube, me ha gustado una del propio Ben E. King con Juke en el Montreux Jazz Festival de 1986. También una del coro Boys don’t sing dirigidos por Gareth Malone nada menos que en el Royal Albert Hall, aunque realmente es un medley de Stand by me y Beautiful Girl.

El Waterloo de la industria discográfica

«Nos hemos acostumbrado a leer impávidos las crónicas del desastre de la industria musical, derrotada por las descargas ilegales. Asombra saber que pudo ser de otro modo. El 15 de julio de 2000, hubo una reunión en Sun Valley (Idaho) entre accionistas de Napster, promotores del intercambio de archivos MP3, y los jefes de Universal, Sony y otros disqueros.

[…] Pero la cumbre en Idaho resultó un fracaso: Napster ofrecía ir a medias con las disqueras, pero éstas exigían más del 90% del pastel.

Las editoras sabían que, con la ley en la mano, eran propietarias de la mayor parte del material que fluía por la Red. Acertaron: pocas semanas después, una juez de San Francisco dictaminaba que no se podía permitir el intercambio de canciones con copyright. Napster se hundió, aunque hubo un intento posterior de relanzarlo como servicio legal. Las discográficas desecharon la oportunidad de subirse a un fabuloso modelo de negocio (y un extraordinario instrumento de mercadotecnia). Pasarían años antes de que la industria musical asumiera las nuevas pautas de consumo y fuera capaz de vender descargas; lo hicieron tan mal que un intruso como Apple se impuso con iTunes y el iPod. Para entonces, se habían multiplicado las redes P2P, habituando a centenares de millones de personas a bajarse música -y películas- gratis.

[…]

Knopper recuerda que la industria vivió años de vacas increíblemente gordas entre 1984 y 2000, gracias a una afirmación discutible y una clara mentira: convencieron al público de que el CD era un soporte superior al elepé y que su fabricación era más cara. Se multiplicó por dos el precio de un lanzamiento y se persuadió al público a pagar el doble por música que ya poseía en vinilo. Además, se desatendió conscientemente el mercado del single (es decir, la canción suelta) para potenciar el disco largo, abundante en rellenos pero más rentable.»

Muy interesante el artículo de Diego A. Manrique titulado El Waterloo de la Industria Discográfica sobre el libro de «Steve Knopper, Appetite for self-destruction, recién publicado en EE UU. El subtitulo resume su argumento: “El espectacular fracaso de la industria del disco en la era digital”». Lo reseña Pasa la vida, el blog que he recomendado esta tarde.

¿Canon en el agua?

Mi familia se ganaba la vida vendiendo vendiendo agua por la casa, pues la tradición familiar ha sido siempre que el primogénito fuera aguador. Sin embargo desde hace años la gente no nos compra el agua por que se instauró una nueva tiranía: el agua corriente. Por su culpa apenas obtenemos beneficios y si esto sigue así tendremos que cerrar nuestro negocio.Hemos intentado que se prohiba beber agua del grifo, que se recaude un pequeño canon en cada grifo pero nadie nos hace caso.

Con nosotros se perderá el encanto del oficio y nadie hace nada por evitarlo. Así que, amigo, te comprendo perfectamente.

Ingenioso comentario en Barrapunto, en el hilo anunciando que Inglaterra no desconectará a los usuarios que utilicen las redes P2P. Pero que planean crear un canon (otro más) para los usuarios que más descarguen.

Otro sobre el mismo tema pero sobre pozos de hielo.

Hombres verdaderos VS animales capaces de aprender

«Pensaba en las enormes diferencias entre seres humanos. Clasificamos los hombres por el color de sus ojos y de su pelo, por la forma de sus cráneos. ¿No sería mejor dividirlos en especies intelectuales? Habrá siempre un más ancho abismo entre los extremos tipos mentales que entre un bosquimano y un escandinavo. Este niño, pensaba, cuando crezca, será, comparado conmigo, lo que un hombre es comparado con un perro. Y hay otros hombres y mujeres que son casi perros comparados conmigo.
Tal vez los hombres de genio son los hombres verdaderos. En toda la historia de la raza humana sólo ha habido algunos miles de verdaderos hombres. Y el resto de nosotros ¿qué somos? Animales capaces de aprender. Sin la ayuda de los verdaderos hombres, no habríamos descubierto casi nada. Casi todas las ideas que nos son familiares nunca se les hubieran ocurrido a espíritus como los nuestros. Si se siembra en ellos, la semilla germina, pero nuestro espíritu habría sido incapaz de engendrarlas.
Hay naciones enteras de perros, pensaba yo, épocas enteras en las que no ha nacido ni un Hombre. De los pesados egipcios recogieron los griegos la dura experiencia y reglas empíricas para hacer ciencias. Pasaron más de mil años antes que Arquímedes tuviera un sucesor que se le pareciera. No ha habido más que un Buda, un solo Jesús, un solo Bach cuyo nombre nos haya quedado, un solo Miguel Ángel.
¿Será una pura casualidad que nazca un Hombre de tiempo en tiempo? ¿Qué será lo que produce toda una constelación de ellos en una misma época y en un mismo pueblo?
Taine creía que Leonardo, Miguel Ángel y Rafael nacieron en ese momento porque la época estaba madura para grandes pintores y el paisaje italiano estaba en armonía. En boca de un francés racionalista del siglo diecinueve, resulta esta doctrina extrañamente mística; no por eso tal vez menos cierta. ¿Pero coma explicar los que nacen fuera de su tiempo? Blake, por ejemplo. ¿Cómo explicarlos?
Este niño —pensaba yo— ha tenido la suerte de nacer en una época en la que podrá emplear útilmente sus capacidades. Encontrará a mano los métodos analíticos más perfeccionados; tendrá detrás de sí una prodigiosa experiencia. Supongamos que hubiera nacido en la época de los monumentos megalíticos; hubiera podido consagrar toda su vida a descubrir los rudimentos, a adivinar vagamente lo que ahora podría probar, quizá. Nacido en la época de la conquista normanda, hubiera tenido que luchar con todas las dificultades preliminares creadas por un simbolismo inadecuado; le hubiera tomado años, por ejemplo, aprender el arte de dividir MMMCCCCLXXXVIII por MCMXIX. En cinco años, ahora, aprenderá lo que han necesitado generaciones de Hombres para descubrir. Y yo pensaba en la suerte de todos los Hombres que nacieron tan lamentablemente a destiempo, sin poder llevar a término nada o muy poco de algún valor. Si Beethoven hubiera nacido en Grecia, pensaba, hubiera tenido que contentarse con tocar sencillas melodías en la flauta o la lira; en ese clima intelectual le hubiera sido casi imposible imaginar la naturaleza de la armonía.»

Aldous Huxley — El Joven Arquímedes

Jazz Zaragoza

Este domingo terminó la edición de este año del festival de Jazz de Zaragoza y he tenido la suerte de haber podido disfrutar de tres conciertazos.

El miércoles 12 tocaba el Arturo Sandoval Sextet y acudimos esperando un concierto muy animado, con ese ritmo latino tan característico y el cubano no nos decepcionó. Sí que he de decir que tocó más canciones lentas de lo que esperaba, incluso más de un bolero, que no era lo que buscábamos, pero cuando quería ponerle marcha, se la daba, y disfruté bastante de su trompeta y el resto de la banda. Lo más destacable fue el solo de maracas a cargo del percusionista Philbert Armenteros. Nos dejó a todos anonadados con su arte con un instrumento que parece tan soso y monótono. Nunca hubiese podido imaginar que se podían sacar tantos sonidos de unas simples maracas.

Dos días más tarde fue el turno del James Carter Quintet, teloneados por el Zaragozano Luis Giménez Quartet. Simplemente puedo decir que estos últimos no estuvieron mal. Tocan un estilo de jazz que no me motiva nada (guitarra eléctrica muy melódica, piano, batería y bajo), muy sosegado, que se podría calificar como música de ambiente. Que también tendrá su mérito y su belleza, pero no me llama como música para escuchar. Además no era el día. El cabeza de cartel de esa noche era James Carter, un artista del saxo y el clarinete, con un grupo que prometía hacer vibrar la sala: y lo hizo. Ya con el primer tema, uno de esos temas largos de jazz, con solos de todos los músicos, algunos repetidos, ya obtuvieron más aplausos que toda la interpretación del grupo anterior. James Carter exprimió sus instrumentos al máximo, y nos deleitaron con un repertorio de canciones de las que el cuerpo te pide levantarte, que es exactamente como a mí me gusta el jazz.

Para terminar, al día siguiente acudimos a ver a la Mike Stern Band. No iba muy motivado, porque los grupos de jazz con guitarra eléctrica que he tenido ocasión de escuchar suelen ser bastante sosetes para mi gusto (como me pasó el día anterior con Luis Gimenez). Sin embargo, el que hubiera un saxofonista para dar vida ya me empezó a dar buenas vibraciones, y el concierto me encantó. Mike Stern es uno de esos virtuosos de la guitarra capaz de cualquier cosa, y que atrajo a un ejército de heavys que destacaban mucho entre la mayoría de personas mayores que había en el resto de conciertos. Me encantó como pasaba sin ningún complejo de los tonos melódicos a los que nos tienen acostumbrados los guitarristas de jazz, a rockear con una buena dosis de distorsión. Al igual que el día anterior, tuvo un desafortunado telonero: el Trio del pianista Miguel Angel Remiro. Tampoco pegaba su lentísimo jazz cuya canción más movida fue lo que él afirmó que se trataba de una bulería, en la noche del jazz más rockero que se pueda esperar.