Huesca - Tienda de ultramarinos
logo Tienda de Ultramarinos
Categorías Huesca

Curso de Astrofísica la semana que viene

Un año más la Agrupación Astronómica de Huesca nos ameniza el verano con una nueva edición de su genial curso de Astrofísica. Bien se vale que se me ha ocurrido mirarlo esta mañana, porque es ya la semana que viene ¡por poco nos lo perdemos!

Lunes, 19 julio: “Astronomía en la Huesca del siglo XVII” por Carlos Garcés.

Martes, 20 julio: “El quinto estado de la materia” por Francisco Palacín.

Jueves, 22 julio: “Las formas de la naturaleza” por Iosu Redín.

Este año hay menos charlas que el pasado, pero seguro que es igual de interesante que anteriores sesiones.

Si no has estado nunca lee mi resumen del curso de astrofísica de 2009, del curso de 2008 y de una de las charlas del de 2007.

Como otros años, nos veremos la semana que viene a las 20 horas en el local de la agrupación en Travesía Ballesteros.

Quiénes merecen ser llamados PIGS

Explica Vicenç Navarro en su blog por qué PIGS sólo debería hacer referencia a las clases pudientes de esos países, y no a las trabajadoras.

El 30% de renta superior del país (burguesía, pequeña burguesía y clase media de renta alta) tienen un poder económico, político y mediático enorme y no pagan los mismos impuestos que pagan sus homólogos en la mayoría de países de la UE-15. Y como tienen una enorme influencia en los medios (la mayoría de creadores de opinión pertenecen a estas clases), los medios de mayor difusión nunca hablan de ello. Esta situación ocurre en todos los PIGS, en donde las derechas han tenido un enorme poder (y donde las izquierdas gobernantes han sido contaminadas con el pensamiento neoliberal –la ideología de los ricos- tal como lo mostró aquella famosa frase de que “bajar impuestos es de izquierdas”. Y los bajaron, no sólo una, sino diez veces.

Altoaragoneses del año, o cómo ganar concursos de pueblo con métodos del XIX

Vaya por delante que soy parte implicada —mis padres actúan en el Teatro de Robres— y, por lo tanto, resulta totalmente imposible que sea imparcial aunque lo intente. Sin embargo, este espacio es testimonio público de que jamás he hecho ninguna propaganda sobre el mismo, ni vertido otros comentarios al respecto pese a que las ocasiones lo han permitido (los flagrantes casos de boicot y presión a ellos y otras compañías de teatro aficionado a manos de algunos profesionales que se reparten el cotarro en Huesca y el resto de Aragón, pero ésta es otra historia). Aún con todo, éste es mi blog personal y por ello no existe vinculación alguna entre lo que yo publique y las opiniones que pueda tener el Teatro de Robres al respecto.

Lo que quiero destacar aquí no es una opinión mía —subjetiva, como he dicho—, sino hacer referencia a los hechos;  y los hechos son las votaciones acaecidas durante los últimos dos meses en el concurso Altoaragoneses del Año que lleva organizando el Diario del Altoaragón desde hace tiempo por las mismas fechas. Un hecho del que lamentablemente haya podido darse cuenta casi ningún oscense por mucho que hayan seguido el desarrollo del concurso.

Me gustaría añadir una cosa a raíz de un comentario recibido y que me parece casi más destacable que todo lo demás que he escrito en el post. Es el recuento de votos de todos los candidatos en cada categoría, que es el siguiente:

  • Cultura: 80 185
  • Deportes: 88 475
  • Empresa: 88 410
  • Sociedad: 89 108

Deportes, empresa y sociedad tienen todos una cantidad muy similar de votos, no llega a 700 la diferencia máxima entre ellas. Sin embargo, en cultura hay un desfase de 8000 votos con respecto al resto. Quiero recordar que las papeletas de voto van juntas las cuatro categorías, y si bien no es obligatorio votar a todas, creo que es bastante extraño dejar de votar sólo una. Y a fin de cuentas esto es Huesqueta, que nos conocemos todos, y raro será que de los diez candidatos no se conozca a alguien. Hay que tener en cuenta, además, que los resultados obtenidos en el concurso del año pasado (publicados el 9 de enero de 2009) fueron 66270, 65860, 65148 y 65553 para esas mismas categorías; unos valores mucho más parecidos entre sí. ¿Cómo se explican esos 8000 votos que “faltan”?

Por estar al tanto del asunto, he constatado un hecho que probablemente mucha gente no haya advertido si no ha ido apuntando la progresión de los votos obtenidos por cada participante. En esta casa, desde finales de noviembre, se han ido anotando en una hoja de cálculo los resultados provisionales que el Diario del Alto Aragón publicaba todos los martes, jueves y sábados por la simple curiosidad de ver el progreso de los candidatos. Debo especificar que en el momento en que se empezaron a anotar los resultados, se tomó a los cinco primeros, de modo que no está incluida la Feria del libro Aragonés de Monzón (han quedado cuartos), e iba a resultar especialmente trabajoso buscar los datos de la misma para incluirlos. Cualquiera puede comprobar éstos y el resto de datos que voy a publicar en la hemeroteca virtual del Diario del Altoaragón, o en la de cualquier biblioteca. Veamos la gráfica que se obtiene de estos datos.

total_votos

Menuda escalada de todo el mundo en la recta final. Esto será debido con bastante seguridad a que el Diario del Alto Aragón no publicaría cada día exactamente todos los votos, y además a que la mayoría de los implicados se guardarán unos cuántos para echarlos el último día y darle más emoción al asunto.Y que probablemente mucha gente se va dejando por pereza y manda todo a última hora. También se puede ver cómo durante el resto del tiempo todos van creciendo más o menos en la misma proporción, incluso en este final, excepto el ganador, con un ascenso final espectacular.

Quizás se vea esto de forma más clara al ver la diferencia de votos entre un día y el siguiente. Para hacer esto, no tenemos más que restar a los votos de un día, los del día de recuento anterior.

diferencia_votos

Bueno, esto es lo que se veía en el otro gráfico, pero algo más claro. Es el incremento de votos tras cada recuento. Vemos que todos se mueven entre 50 y 1000 durante todo el proceso. De hecho, la media de votos de los tres primeros está en torno a los 500 votos cada vez, y los otros dos unos 300 y 200. Estas medias han sido calculadas sin tener en cuenta la votación final. ¿No resulta increíblemente sospechoso el meteórico ascenso de Beulas tras el último recuento provisional? Son 1400 votos del sábado al martes, frente a los doscientos o trescientos del resto. Este día, El Teatro de Robres, José Beulas, y Estirpe de Aragonia, tenían 9713, 9513 y 8864 puntos respectivamente.

Pero si esto resulta inquietante, la suma de votos con la que ha finalizado el concurso ya es de órdago. Tras éste último recuento, el martes 29 de diciembre, sólo quedaba el día siguiente para enviar nuevos votos (más los que pudieran quedar sin contar). La diferencia de votos entre la última votación provisional y el resultado final, es la siguiente:

  • José Beulas: 6122
  • Estirpe de Aragonia: 3604
  • Teatro de Robres: 3560
  • Hato de foces: 3155
  • Viridiana: 2193

Parece que todos los números son bastante similares salvo uno.

Pero todavía podemos jugar algo más y ver otra nueva gráfica. Ahora he juntado los datos por semanas para tener una información más homogénea, en lugar de que haya diferencias de dos y tres días según la fecha. Así, como están anotados los votos desde el martes 24 de noviembre, éstos han sido sumados a los del jueves 26 y sábado 28, y los siguientes se han ido agrupando de la misma forma. La única diferencia está en la última semana, que era martes y lo siguiente ya era la votación final, así que he juntado estos dos en una sola. Esto es algo arbitrario, pero mejor tener un dato anómalo que los dos (un día y una votación final frente a datos semanales) y el resto eran sumas de tres días y éste no. La gráfica que obtenemos tiene la siguiente pinta:

crecimiento_semanal

Creo que la gráfica habla por sí misma, sobre la última semana, así que creo que no tengo que añadir nada al respecto. No obstante, llama la atención la caída generalizada de votos la última semana. Si nos fijamos en las fechas, es del 22 al 26 de diciembre, inicio de la Navidad, los compromisos familiares y las compras apresuradas, amén del 25 de diciembre, que no hay periódicos. Así es natural que la gente envíe menos votos porque va más justa de tiempo (e incluso un día no pudieron comprar el periódico). Esto hace suponer que el tanteo de votos que presenta el Diario del Altoaragón no irá muy desencaminado del total de votaciones obtenidas hasta la fecha de publicación de cada recuento.

Al obtener los datos por semanas me he fijado en otro detalle muy escalofriante. El sábado 26 de diciembre, a falta de dos recuentos (el final provisional del 29 y el final real de ayer)  José Beulas tenía 8111 votos. En esos cuatro días hasta el final del concurso obtuvo 7524 votos. Esto supone que en los cuatro últimos días obtuvo el 92% de los votos que consiguió durante los dos meses anteriores que duró el concurso. También esta cantidad representa el 48% del total de votos finales que obtuvo.

Sin saber nada más, estos dos porcentajes ya son feos, si los comparamos con la Pajarita de Plata y la Pajarita de Bronce lo son aún más. En a el Teatro de Robres, los votos de la última semana representaron el 41% de lo obtenido hasta ese momento; en el caso de Estirpe de Aragonia, el 45%. Estos datos se corresponden con el 92% de Beulas.

Los votos de la última semana del Teatro de Robres comparados con el total final representaron el 29%, y los de Estirpe de Aragonia el 31%. Para Beulas supusieron el 48%.

Para invitar a la reflexión sobre estos datos, me gustaría reseñar dos cosas que nada tienen que ver entre sí, pero a mi juicio están conectadas de algún modo con los resultados:

  • Según los datos más recientes de la Oficina de Justificación de la Distribución (OJD), la empresa española que se encarga del control de la tirada y difusión de los medios de comunicación, el promedio de tirada del Diario del Alto Aragón en el periódo Julio 2008 a Junio 2009 fue de 8548 ejemplares, con un promedio de difusión de 7421. Recuerdo que las votaciones se efectuan con un formulario al respecto que viene de forma individual en cada periódico durante el periodo que dura el concurso.
  • Quiero apuntar a la ampliación que se está proyectando del CDAN, que justo salió en prensa el 28 de diciembre, un día antes del primer meteórico ascenso. También recordar las críticas que ha sufrido desde el comienzo el proyecto CDAN, especialmente por su situación en las afueras o su presupuesto de casi dos millones de euros,aunque este año han sido recortados a la mitad. Los intereses que hay creados en las altas esferas con respecto a la buena presencia de esta Fundación creo que están bastante claros.

También pongo a disposición de cualquiera que quiera la hoja de cálculo en la que están anotados todos estos datos. Cualquiera puede buscarlos por sí mismo, pero es una tarea de lo más tediosa (si alguien está interesado, también tengo un área de trabajo de R con los datos cargados, sólo tiene que pedirlos).

Monólogos por la beneficencia

Hostia, un sábado por la noche conectado, y aún encima escribiendo en el blog. Llevo un trancazo de cojones y paso de empeorar, que en la calle ahora mismo estábamos a cinco bajo cero, y la noche está empezando.

Vengo de reirme un rato en el bar Charada, abierto recientemente en Huesca y que hoy acogía (por segundo o tercer día durante el último mes) a los muchachos de Monólogos por la beneficencia.

Éstos son el primer grupo de monologistas en Zaragoza, que llevan desde el 2000 haciendo reir a la gente. Sabía que todos los jueves actúan en el Juan Sebastian Bar de la capital (de hecho casi todos los días actúan en diversos bares semanalmente), pero nunca me había decidido a ir hasta hace un par de semanas.

Debo confesar que fui con bastante escepticismo: pensaba que serían un grupo de aficionados y que iba a ver un espectáculo de lo más mediocre; pero me equivocaba completamente. Y vaya si me reí. Disfruté muchísmo más que cualquier vez que haciendo zapping acababa en la Paramount y tenía que cambiar a los cinco minutos para no deprimirme ante el inminente final del humor (salvo honrosas excepciones —tres enlaces—).

En Zaragoza primero disfrutamos de Charly Taylor, un inglés que probablemente lleve viviendo aquí más que yo, y del irreverente Diego Peña. Me encantaron ambos, pero creo que preferí al segundo.

Hoy en Huesca, ha repetido Charly Taylor, lamentablemente (o por fortuna) con el mismo monólogo sobre las drogas que vi hace un par de semanas, peor es tan bueno que me he reído como la primera vez. El segundo monologista de hoy ha sido Mariano Bartolomé, y pese a que también nos hemos reído de lo lindo, ésta vez me ha gustado más el de Charly (aún siendo repetido). Más que nada porque el monólogo de Mariano era de un tema tan manido como las hipotécas y el tamaño de los pisos, con alguna coña de suegra incluida. Y sí, lo hacía bien e incluía alguna barbaridad de cosecha propia, pero lo ha enfocado de una forma tan habitual que no hace tanta gracia como el resto. Vale que las drogas puedan ser también muy recurrentes, pero no cómo en el monólogo de Charly Taylor. Y cosas como la jota reagge y el blues jotero que mezcló Diego Peña en el Juan Sebastian Bar hace dos semanas, tampoco son nada habituales, y lo hizo extremadamente bien.

Por si a alguien le interesa, en Youtube hay unos cuantos, aunque monopolizados por Diego Peña.

Sin lugar a dudas, lo peor de la noche ha sido un grupo de maleducados que no han parado de cascar durante todo el tiempo, pese a los constantes tchsss! de la multitud. Lo mejor de todo es que en ese grupo había una pedorra que no sólo se limitaba a molestar a la gente de alrededor con su cacareo constante, sino que aún encima ha tenido la poca vergüenza de gritar inoportunamente a los monologuistas. Y digo lo mejor, porque son gente con tablas y pensamiento rápido.

El inglés, durante su monólogo, nombra en varias ocasiones el Heraldo de Aragón (lo cual queda estupendo con ese acento) y tras mentarlo la primera, la maleducada de la que hablaba ha gritado “Viva el Heraldo de Aragón”. Que ya de por sí está fuera de lugar, pero tampoco queda excesivamente mal en un ambiente familiar como son estos monólogos en un pequeño bar, pero es que Charly le ha contestado algo, y la otra le ha replicado, y así varias veces. Joder, si has hablado fuera de lugar y estás molestando, lo lógico es que te calles de una puta vez y dejes seguir el monólogo, pero la lorita quería tener la última palabra. Así que al final, Taylor, sin perder la compostura, y con todo el humor del mundo le ha explicado que estaba haciendo un monólogo: es decir, que sólo hablaba él, puesto que sino sería un diálogo. Todos hemos roto a aplaudir.

Durante el resto de la actuación tenía que nombrar en más de una ocasión al diario y, para evitar nombrar el Heraldo de Aragón, ha ido diciendo otros distintos, añadiendo más coña al monólogo de una forma que no hubiera tenido si todos los espectadores se hubieran comportado como debían.

Cuando le ha tocado el turno a Mariano Bartolomé el mismo grupito no paraba de cascar. Y dale perico al torno. Pero esta vez bastante más alto que antes, que ya hasta le molestaban a él y ha llegado un punto en el que se ha quedado callado mirándoles, al hacerse el silencio se han dado cuenta de que sólo se les escuchaba a ellos. Entonces, la misma maleducada que nos ha estado dando el coñazo todo el tiempo, le ha espetado “Oye, es que hablas muy rápido“. Y  (joder, es que no se le pueden dejar a un profesional del humor tan a huevo, que esa te la contesto hasta yo) el tipo le ha contestado con toda la sorna que ha podido “¿No será que tú eres muy lenta?“. Y ahí sí que se ha ganado el aplauso más gordo de la noche. Poco después se han ido del bar antes de finalizar el monólogo, no sé si porque habían quedado, o porque se habían cansado de verse humillados, con todas las de la ley.

¿Crisis?

Vengo ahora mismo de cenar en el Valero, que ha venido un colega que no veíamos hace tiempo y hemos aprovechado a quedarnos por ahí a cenar.

Hemos llegado a las 22:30 al bar y estaba el comedor lleno, sólo quedaba una mesa, que parecía que nos la estuviesen guardando. Y constantemente llevaban raciones al elevador, así que arriba también debían de tenerlo completo.

Sólo hemos estado ahí, y estaba a tope, pero no dudo que si llegamos a ir a cualquier otro sitio también nos hubiésemos encontrado la misma situación, y estamos a lunes.

Respecto a la cena, todo muy rico y muy bien de precio; por diez euros cada uno hemos cenado bien y variado, con dos consumiciones por persona. Recordaba que clavaban más sablazo, supongo que las bajadas de precios de la crisis a todos nos sientan fenomenal.

PEDRISCA

Menuda pedrisca ha caído esta tarde, había trozos de hielo como pelotas de golf. La descripción de Hombre Revenido es la que mejor lo expresa: «Una tormenta colosal de granizo y peladillas, más propia de un apocalipsis que de un martes».

Ya se ha publicado la noticia en otros blogs de oscenos (Hombre Revenido, ElOscense), en Radio Huesca e incluso en El Mundo.

Aquí es obvio que todo el mundo se ha enterado, y a los de fuera no les interesa, pero me apetece poner un video en exclusiva que ha grabado un amigo hacia las 20:30, nada más dejar de granizar, porque el estado de las naves de la calle San Jorge (como ya se detalla en las noticias y se puede apreciar en algunas fotos) me ha parecido acojonante. Además, un amigo de Martinez de Velasco, a tres o cuatro manzanas del lugar, me ha dicho durante la pedrada que ha visto volar un techo de uralita por delante de su casa.

OBUXOFEST’09

Muchas palabras nuevas habría que incluir en el diccionario para relatar todo lo que se pudo ver este fin de semana en Javierrelatre, pero las dos que dan nombre al evento lo dejan bastante claro: Festival de cine extraño y de terror. Aunque más que extraño, lo que se proyecta es totalmente bizarro.

Mis amigos acudieron el año pasado al Obuxo y me recomendaron encarecidamente que hiciese lo propio este año, a la par que ellos repetían. Y no me arrepiento en absoluto, es más, ojalá el año pasado no hubiese estado liado con el PFC y los septiembres que me impidieron ir.

Cartel del obuxofest09

Javierrelatre es un pequeño pueblo de menos de 100 habitantes perteneciente al municipio de Caldearenas (por donde pasa el canfranero). Desde Huesca se puede llegar desde un desvío malísimo (la carretera es algo peor desde aquí, pero lo más feo es coger el desvío en sí desde la carretera principal) nada más finalizar el puerto de Monrepós, o dando una pequeña vuelta, desde Hostal de Ipiés.

Pocos pueden imaginar que en un lugar así se den cita, por octavo año consecutivo, una horda de aficionados a las películas de serie-Z, y se presenten cortos de altísima calidad sobre temas extaños y terroríficos. Todo acompañado de diversas actividades y un ambiente inmejorable. Y para rizar el rizo la zona de acampada es el propio cementerio antiguo, pegado a la iglesia románica que domina el pueblo.

Casi todos los actos estuvieron amenizados por Los Mancusos, un grupo de teatro de Zaragoza integrado por tres jóvenes que hicieron las delicias de todos los asistentes. El mismo viernes representaron su espectáculo Tres Contra Cientos (creo) y las carcajadas inundaron la carpa con cada sketch «o como ellos prefieron llamarlos “pequeñas obras de teatro con un tono cómico”». En su web pueden verse cuatro de ellos.

Después de la actuación, una queimada calentó las gargantas de todos y alejó los Mouchos, coruxas, sapos e bruxas de todos los que pudieron tomarla. Era muy necesaria, pues a continuación iban a proyectar Ellos robaron la picha de Hitler, la última película de Pedro Temboury, el mismo que dirigió en 2001 Karate a muerte en torremolinos. Debo confesar que no he visto la de Karate (pero ya está downloading), y ni sabía que también era el director hasta que él mismo me lo dijo, pero me pareció un tio de puta madre y me descojoné de lo lindo con su película de la picha. Aquí podéis verle hablando de la película y algunas escenas de la misma.

Al día siguiente apareció en el Heraldo de Aragón una acertada crónica de lo acaecido el viernes.

El sábado pudimos disfrutar de otro “peliculón”: Poultrygeist, Night of the Chicken Dead, la última del consagrado Lloyd Kaufman, fundador de TROMA, productora dedicada exclusivamente al cine cutre-gore-ochentero de serie-B, con títulos como Los Surfistas Nazis deben morir, El Condón asesino, El Monstruo del armario, Mutantes en la Universidad, Sargento Kabukiman, El Vengador Tóxico… En la residencia tuve un par de amigos completamente frikis de este tipo de películas, y como cualquier aficionado al género tenían a TROMA en un pedestal. Por su culpa he podido ver algunas de las que he nombrado antes, y otras del estilo como Tu madre se ha comido a mi perro (con el aliciente de estar rodada por el mismo que El Señor de los Anillos).

El sábado también fue la segunda proyección de cortos y me arrepentí enormemente de haberme perdido la primera, pero pensamos que hasta la actuación de Los Mancusos no había nada. Por lo menos tuve la suerte de que los dos ganadores y la mención especial fueron proyectados este día, así que al menos vi lo mejor, y la verdad es que me gustaron bastante. Casi se echa en falta que pongan más. Supuestamente habían recibido 300 títulos, pero sólo emitieron 12. Quizás alargar las sesiones, o añadir alguna otra en los múltiples ratos muertos (y nunca mejor dicho) serían buenos ideas para mejorar un festival cuya única pega es esa, que sólo proyecten 12 cortos.

El ganador fue Mi amor vive en las alcantarillas, una completa bizarrada protagonizada con un pobre chico de treintaitantos que todavía vive con sus padres y se enamora de un ser que vive en las alcantarillas y con el que mantiene relaciones sexuales a través de la taza del water. Sí, la parte “extraña” del festival. El segundo premio fue para Tras los visillos, aportando el toque de terror con una magnífica trama sobre asesinos y operaciones faciales. Pese a la calidad de todos los que vi, y lo difícil de seleccionar los mejores, creo que estoy muy de acuerdo con este podium.

También me gustaría mencionar, ya que me gustó muchísimo aunque no tuviese apenas relación con la temática del festival, el corto THE END ambientado en un futuro no necesariamente muy lejano en el que todo se ha convertido en un secarral en el que el agua es el bien más preciado, los camiones cisterna son protegidos por la policía, y hay grupos organizados que se dedican a robarla al más puro estilo de los asaltantes a los trenes de los westerns. Por lo visto fue presentado en la EXPOZaragoza, en donde sí que fue un tema de lo más apropiado.

Después de la proyección de cortos había convocada una divertida Manifestación de Momias a la que la mayoría de asistentes acudimos con nuestros mejores vendajes. Hubo gente que se trajo sus propias vendas de casa y se curró los disfraces, pero fuimos muchos los que aprovechamos el papel higiénico que la organización puso a nuestra disposición para disfrazarnos con mayor o menor éxito. Yo sólo conseguí que se me aguantaran los vendajes en la cabeza, aunque desconozco con qué pintas.

La mummywalk terminaba en la carpa, donde Los Twangs amenizaron el final de la noche con su movido rockabilly.

Durante todo el fin de semana cualquiera podía grabar un videominuto y presentarlo a concurso el último día, con la condición de que apareciese una momia y la frase “cubo de pedos”. Hubo muchas formas de decir la frase, especialmente como insulto, o apareciendo un pozal que era utilizado para expulsar en el las flatulencias, pero me gustaría destacar la más ingeniosa, que decía más o menos el siguiente texto mientras escribía en un papel los símbolos correspondientes:
Si sumamos el Presente (P) y el Pasado (P) obtenemos Dos Pe (2P), que nos da la fórmula de la vida si la elevamos al cubo (2P)³, con lo que tenemos El cubo de Pe Dos“.

Se presentaron unos 10 ó 12 videominutos, muy originales y frescos, y el ganador fue Momia, historia de una vida. Nosotros no participamos a falta de medios e ideas, pero me parece una actividad muy bien pensada y espero que nos animemos al año que viene.

Antes del visionado de videominutos y la entrega de premios con los que se clausuró el festival, organizaron la “comida canibal”, que básicamente consistió en una gigantesca olla de caldereta para todos los asistentes, habitantes del pueblo, y todo el que pasase por el lugar.

Para terminar este tocho, lo único que puedo decir es que me he perdido siete ediciones de este festival, pero que me lo pasé tan bien y vi un ambiente tan fantástico, que espero no perderme ninguno más. También dan la noticia del festival en Radio Huesca.

San Lorenzo: Sitios para comer y no

Raro es el día en San Lorenzo en el que no empalmas hasta que cierran las peñas, por lo que los almuerzos están a la orden del día. Además, el ambiente festivo siempre invita a las cenas con los amigos antes de salir, de modo que al final de las Fiestas has aprendido donde repetir o donde no volver más; tanto para el siguiente San Lorenzo como para el resto del año.

Empecemos por lo bueno.

El Tapeo. PEDAZO DE HAMBURGUESAS. No sé cómo cojones había esperado hasta este San Lorenzo para ir a este restaurante, pero estoy seguro de que obligaré a mis amigos a acudir aquí más de un día que queramos cenar el resto del año. Colosales hamburguesas que superaban los 20 centímetros de diámetro: la especial requiere dos huevos fritos para abarcarla entera. Cuestan de 6 a 7 euros y saben a gloria.

El Sertorio. Soy fijo todo el año. Demasiados cursos con demasiadas asignaturas para septiembre hacen que haya pasado muchos veranos  estudiando en la biblioteca, con sus correspondientes cafés y cañas de mañana y tarde. Sin embargo, apenas había cenado dos o tres veces ahí, puesto que más en plan raciones y con mis amigos no somos muy de eso. El almuerzo del día 9 fue allí, los típicos huevos fritos con patatas y longaniza, por siete euros; por lo que pude hablar con grupos de otros bares, este año era el precio estándar tras años pagando 10 euros por lo mismo en cualquier bar. Algo de bueno tenía que traer la crisis. Pero esto no es lo glorioso.

Para el día 11 ó 12 acabé con otro amigo allí para almorzar, y al escuchar las diferentes ofertas ambos lo tuvimos claro en que escuchamos salmorrejo. Y qué salmorrejo, Dios mío. Salió el jefe con los platos que no cabía nada más, y yo no sabía por dónde empezar. Infinitos trozos de longaniza, chorizo, lomo y torteta embadurnados de una oscura y densa salsa… y tan densa, cada vez que untabas pan en ella te comías una morcilla entera deshecha.

Juro que había tanto que nos pegamos casi una hora comiendo, pidiendo cada poco que nos rellenasen la cestita del pan para no derrochar una sola gota de salsa. Según nos confirmaron más tarde, nos apretamos dos barras enteras de pan. Luego el cuerpo nos pidió dar una vuelta por Huesca antes de acostarnos para bajarlo todo, y cuando me levanté esa noche, me tomé dos piezas de fruta por toda cena y acabé lleno.

Y sobre todo, si después de semejante almuerzo, por el que ya sólo por la cantidad debería valer una fortuna, y por la calidad no te dolería pagarla, te cobran menos de 10 euros, ya es la repanocha.

La única pega vino de nuestra parte, y es que después de toda la noche de marcha, a las diez de la mañana sólo nos entraba agua, y no veáis lo que dolió comer eso sin vino. Ya tengo hablado con mis amigos, que si siguen haciendo este plato, volveremos antes de un mes a la hora de comer para tomarlo como Dios Manda, con sus botellas de vino. Eso sí, por la mañana tendremos que ir a nadar o algo para hacerle sitio.

Ahora lo malo.

Dos sitios a los que no volver a tomar nada nunca más. Para empezar, el bar donde me jodieron el almuerzo del día 10, casi el más esperado del año después del tan manido día 9. Volvíamos de las peñas (este año no hubo ganas de esperar tres horas a los danzantes) por la calle Cabestany con idea de ir a terminar al Salas, al Sertorio o al San Voto-II, de los cuales tenemos buenas experiencias del resto del año y las anteriores fiestas.

Total, que al pasar por delante del Office Coffe Bar (el bar de cartel naranja justo en la esquina donde Cabestany corta con la Calle Zaragoza, enfrente del antiguo restaurante chino, que ahora es Bar Cabestany) alguien dijo “Yo aquí me echo las cañas por las tardes y ponen tapas“. Esta chorrada, que en el restod el España es algo natural, valoro mucho que se haga en Huesca, porque debe de haber sólo dos bares más que lo hagan; de modo que nos pareció bien almorzar ahí. Error.

La camarera nos sacó una carta con una veintena de cosas, y tras pedir tres distintas que no tenían, terminé por preguntar qué es lo que había, para acabar antes. Respuesta: “Bocadillos de longaniza, chorizo y bacon”. Pues la carta debía de ser para abanicarnos. Terminamos pidiendo cuato de longaniza y uno de chorizo, y no pasó ni un minuto que salieron bien envueltos en su papel albal. Eso ya no me hizo gracia, pero como aún tengo algo de fe en la Humanidad, no dije nada y me limité a abrir mi bocadillo y congelarme los dedos al tocar la longaniza.

Entré educadamente a decir que estaba frío y me dijeron que saliera, que ya me lo sacaría la camarera. Cuando me lo trajeron dos minutos después, ardiendo todo y a medio envolver como lo había entrado yo, fui a coger el pan y casi me dan arcadas de lo blandengue que estaba. Joder, yo no creo que sea de recibo cobrar cinco euros por un bocadillo que lleva dos horas hecho y que te lo metan en el microondas. Ahí ya se me quitaron las pocas ganas que me quedaban de almorzar en ese sitio, entré diciendo que no lo quería y ante la cara de ¿Pues qué quieres? que me puso el camarero, simplemente alegué que ya no quería almorzar ahí. Algunos de mis amigos aún con todo terminaron de almorzar, y el que pidió huevos fritos (por suerte recien hechos) se los tuvo que comer con cubiertos de plástico, y el resto tuvo que pedir hasta las servilletas. Eso sí, al menos en que llegué a casa me tomé unas rebanadas de melón con jamón que me supieron a gloria.

Debo decir que dos noches después pasamos por delante a la hora de la cena, y había cosas con bastante buena pinta, por lo que maldije que no las hubieran tenido cuando estuvimos almorzando.

Otra situación similar fue con el bono de comidas de la Zoiti. En la barra de la zona de las Peñas había un “menú” de bocadillo, patatas y caña por siete euros, y con el bono te ahorrabas un euro. El caso es que las dos veces que fui me dieron un bocadillo frío, que llevaba bastante rato hecho, y unas patatas fritas en un estado lamentable, que casi ni se podían comer. En ambas ocasiones pedí que le dieran un par de vueltas en la plancha para tomarlo algo caliente (y no había más de dos o tres personas pidiendo en esos momentos). Las dos veces lo conseguí sin insistir, la primera con una total comprensión por parte del camarero y una charradica después, así que tampoco iba a ser para escribirlo aquí; pero el segundo día creo que me atendió el cocinero y casi parecía que me estuviese haciendo el favor de mi vida, acompañando todo el proceso con unos pésimos modales y cara de mala gana.