blog - Tienda de ultramarinos
logo Tienda de Ultramarinos
Etiquetas: blog

Validación XHTML para WordPress

Si los estándares están para algo es para respetarlos. En la informática, donde cada cosa puede ser de su padre y de su madre (y generalmente lo son) el uso de estándares tiende a facilitar mucho las cosas, especialmente la compatibilidad. Que todavía sea necesario llenar las páginas webs de scripts detectando el navegador para utilizar un código u otro tendría que darnos vergüenza.

Y no sólo en la informática, los estándares facilitan la vida allá dónde van. Los tamaños de las camas son estándar: o son de 80, o son de 90, pero no vas a tener camas de 85; lo cual ayuda mucho al comprar sábanas y demás. El formato de etiquetado de las camisetas o zapatos es estándar: una M siempre es más pequeña que una L, y un 38 es más pequeño que un 42. Sin embargo no es estándar la medida de las mismas, por lo que dependiendo de la marca L y XL tienen tamaños completamente diferentes. Eso significa que en mi armario hay camisetas de varios tallajes, y cuando compras por internet tienes que buscar las especificaciones del fabricante de ese modelo y comparar con las de casa.

Otra cosa que no es estándar son los cargadores de los móviles, por lo que siempre has de andar con el tuyo a cuestas y ningún amigo puede dejarte el suyo, incluso de la misma marca. Sí, Nokia siempre ha seguido una muy buena política al respecto, hasta que los redujeron de tamaño hace poco y vuelta a empezar. Las tarjetas de crédito y los carnéts son estándar, y por eso todos caben perfectamente en tu cartera.

En internet, la organización encargada de la adopción de estándares es el World Wide Web Consortium (W3C), dirigido por Tim Berners-Lee, el padre de la web. El W3C se compone de un amplio número de expertos que velan por la compatibilidad de todos los estándares y por conseguir un consenso con la industria para que los navegadores y herramientas soporten un núcleo básico de funcionalidades con el que poder hacer cosas sin volverse loco por saber si lo que has hecho se verá igual en todas partes.

Como muchos saben y habrán cacharreado en algún momento de sus vidas, la base de las páginas web es el lenguaje HTML. Otro metalenguaje de marcado que puede parecer muy similar es XML, utilizado para organizar y etiquetar documentos de texto, funcionando mediante etiquetas de la misma forma que HTML. No puede considerarse un lenguaje directamente porque en realidad sólo consta de un conjunto de directrices y especificaciones sobre cómo utilizarse, por lo que cada uno puede utilizar las etiquetas y valores que le vengan en gana. Simplemente tiene que respetar la estructura y formato de XML. Este formato es muy práctico para procesar cualquier tipo de información con un ordenador y es ampliamente utilizado en múltiples áreas.

Como decía, HTML y XML son muy similares, pero el primero no respeta todas las especificaciones del segundo, por lo que se inventó XHTML, que es básicamente un fichero HTML con la estructura que dicta XML. Una de las principales características es que todas las etiquetas deben ser correctamente cerradas, cosa que no era necesaria con HTML, o la prohibición de anidar ciertas etiquetas en otras.

De XHTML 1.0 existen diferentes versiones, cada una más laxa que la anterior con respecto a las normas. Son Strict, Transitional y Frameset. Luego se creó XHTML 1.1, que es XHTML 1.0 Strict con alguna cosa más. La versión 2.0 lleva 10 años de borradores. Para saber si tu página cumple los estándares, W3C ofrece su validador.

Una de las principales motivaciones de la W3C detrás de todos estos estándares es separar la definición de la estructura de una página de la información mostrada por la misma. Un buen aliado para ello han sido las hojas de estilos CSS, una poderosa herramienta para definir el diseño de tu web, y que ha desplazado por completo a las famosas “tablas” tan utilizadas en los 90. En aquellos tiempos, si querías colocar varios elementos en distintos puntos tenías que llenar la página de tablas invisibles con infinitas filas y columnas para cada situación. Con CSS todo es un mundo maravilloso de orden y funcionalidad.

Afortunadamente, con el nuevo diseño he tenido bastante suerte y seguía los estándares bastante bien, salvo por algunas etiquetas mal cerradas aquí o haya, que incluso puede que hayan sido fallo mío con las modificaciones.

Otro pequeño problema ha venido con el plugin oficial de Statcounter, que te introduce tres líneas en el blog. Utiliza target=”_blank” en el vínculo (abrir en ventana nueva) lo cual está desaconsejado por el W3C. También olvidan cerrar la etiqueta de la imagen. Tienen los comentarios cerrados, por lo que he dejado nota en el repositorio de plugins de WordPress. Para arreglarlo tienes que ir al editor de plugins de tu WordPress y hacer los cambios en el fichero php. En mi caso es la línea 288.

Un problema “peor” viene con las galerías de imágenes que WordPress te permite insertar en las entradas. Casualmente ayer utilicé por primera vez la opción de galería para mostrar el viejo diseño; esto es básicamente como publicar un álbum de fotos de forma automática, sin necesidad de insertar las imágenes una a una. Si no llego a utilizarlo ni me hubiese dado cuenta.

Resulta que al insertar la galería puedes seleccionar varias opciones, con lo que dependiendo de cada una tendrá distintos formatos. Estos formatos están definidos por un CSS que se copia en el cuerpo de la entrada. Esto está tremendamente mal, porque a fin de cuentas estás mezclando la definición con el contenido. HTML está dividido en dos secciones: cabecera y cuerpo, head y body. Lo correcto es que en la cabecera estén todas las definiciones y en el cuerpo la información.

Realmente las CSS suelen estar en un fichero aparte, el cual indicas en la cabecera. Esto te permite utilizar la misma definición en cualquier página sin tener que copiar las definiciones en cada una, pero para cosas puntuales como ésta, es correcto ponerlas simplemente en la cabecera.

Tras barajar varias posibles soluciones a mano, me he decantado por googlear… y efectivamente es un problema que había inquietado a muchos otros antes. Está publicado desde hace trece meses en el trac de WordPress, pero no se se implementarán soluciones en la próxima versión. (Trac es una herramienta utilizada para la gestión de errores en un proyecto). Mientras tanto, se han publicado varios plugins solucionándolo (están enlazados en los comentarios del trac). Yo he instalado Cleaner WordPress Gallery, que simplemente crea un fichero CSS aparte y lo enlaza en la cabecera.

Así pues, finalmente he conseguido superar satisfactoriamente el test de XHTML 1.1.

Mostrar Buzz en tu blog

Lo mejor de utilizar WordPress es que hay una comunidad muy amplia de usuarios, de modo que tarde o temprano siempre terminan apareciendo plugins para hacer todo tipo de cosas. Uno en el que llevaba pensando hace tiempo era la integración del blog con Buzz.

Después del estrepitoso fracaso de Google Wave, Buzz es la última apuesta de Google por las redes sociales. Es más bien una especie de Twitter, pero sin la absurda limitación de 140 caracteres que impone este servicio.

No sé si está teniendo demasiado éxito, pero me gusta porque me sirve para compartir y publicar enlaces de artículos interesantes que leo y que no dan de sí para una entrada en este blog. Una foto suelta, una viñeta, o una noticia con una simple frase comentándola u opinando. Nada más.

El caso es que para escribir una entrada aquí suelo dedicar un tiempo del que con el final del curso no dispongo, pero para añadir un Buzz no hace falta más de cinco minutos, así que para darle algo de vida a este blog estos días pensé que sería buena idea que se visualizasen aquí mis “buzzeos“.

Para ello, buscando Google Buzz en el repositorio de plugins de WordPress aparecen varios resultados. Instalé tres distintos, y tras probarlos, el que más me convenció fue Google Buzz ER. Me decanté por éste porque no sólo se veía mejor que los otros plug-in’s sino que puedes insertarlo donde quieras simplemente llamando a < ?php GoogleBuzzEr(); ?>. El resto sólo podías agregarlos mediante widgets.

El principal inconveniente de Gooble Buzz ER (y del resto que probé) es que no muestra correctamente: fotos, reshares, actualizaciones del blog, ni los enlaces agregados a la entrada mediante el botón que ofrece Buzz. De esos, los tres primeros apenas me importaban, pero el del enlace sí, porque es como suelo compartir los links con Buzz.

Así que entre ayer y hoy he estado cacharreando con el código y al final he conseguido que se muestren estos links. Si a alguien le interesa, hay que añadir las siguientes líneas.

Primero buscamos function gb_getData(), donde encontraremos un bucle foreach($xml->entry as $data), y allí dentro, por la línea 110, estará $mediaAttr = $media->content->attributes();. Después de esta asignación tenemos que escribir:

$tmp['mediaurl'] = $mediaAttr['url'];
$tmp['mediaAttr'] = $mediaAttr;

Con eso ya hemos obtenido los datos del xml de nuestro perfil de buzz. Ahora vamos a la función que escribe esos datos function gb_printData($data). Allí tenemos cada Buzz representado de la siguiente forma:

<div class='gber_post'>
{$v['content']}
{$v['imgSrcCont']}
/** AQUÍ **/
<span class='gber_time'>{$this->gb_showTime(strtotime($v['updated']))}, </span>
<span class='gber_comment'><a href='{$v['href']}'>comment</a></span>
</div>";

La línea de /** AQUÍ **/ la he incluido yo y es dónde habría que añadir:

<a href='{$v['mediaurl']}'>{$v['mediatitle']}_link</a>

De esta forma se mostrarán correctamente los links incluidos en el Buzz mediante el botón correspondiente. Del resto de problemas sólo he intentado solucionar los reshares y las acualizaciones de sitios agregados como el blog, pero no he sido capaz de encontrar en el xml cómo demonios están enlazados estos datos.

Google Buzz ER está publicado por Ivan Lazarevic bajo licencia GNU, de modo que pongo a disposición de quien quiera la versión actual (1.4) con las modificaciones que he detallado anteriormente. Descargar Google Buzz ER modificado.

Huesca y el SPAM

Y dale perico al torno.

Si en mayo bloqué un comentario de la asociación Osce Bella porque lo consideré spam, para ser coherente hoy debo hacer lo mismo con los muchachos de Bejopa. Aquella vez se generó un interesante debate entre lectores y otros blogueros sobre si era o no spam.

Esta vez han puesto un comentario sobre una entrevista a Joaquín Sorribas en el post sobre mi recogida de Arañones.

Por supuesto sigue la tónica habitual y en Uno de Huesca ha caído en un post sobre Pilares, en Salto al Vacío en uno sobre el Barón de la Birra, Huesca es verde uno sobre Jaca 2022 (bueno, aceptamos barco), en Hombre Revenido en un post sobre números primos… y la lista sigue. El único que se salva (y obviamente de pura casualidad) es Desde el Salto de Roldán, cuyo último artículo es sobre el Huesca Numancia.

En fin, mi opinión y actidud al respecto ya las dejé bastante claras en “>la anterior ocasión, así que no me repetiré.

Creo que tendré que crear la categoría Mala educación.

Problemas con los comentarios

Desde hacía más de una semana veía un error en la pantalla de administración del blog con los comentarios recientes. No le di la menor importancia hasta que el martes Maybellene me escribió avisando de que quería comentar en mi reflexión sobre los urinarios y no podía. Gracias otra vez por decírmelo.

En que lo leí comprobé que era general y que debía de tener un problema desde hacía varios días, por el que no podría comentar nadie. Eché un vistazo por Google y lo achacaban a un error por subir algún archivo a medias al servidor. Me pareció raro porque llevaba días sin tocarlo, y había recibido mensajes desde la última vez, pero la mayoría usaban la versión 2.7, así que alguna relación habrá. Para arreglarlo aproveché a actualizar a la 2.7.1, que había salido hace unos días y la había ignorado. Ahora vuelve a ir todo como la seda. Así que si se os ha quedado algo por decir estos días (aparecían los comentarios como cerrados, pese a no haberlos configurado así) ahora podéis hacerlo.