WikiLeaks es una organización sin ánimo de lucro que lleva en activo desde principios de 2007, pero hasta este año no se ha hecho realmente famosa. Su objetivo es facilitar la publicación de documentos e información secreta denunciando malas prácticas de compañías y gobiernos, ofreciendo el completo anonimato a quienes filtren. Sólo con unas instituciones transparentes se puede evitar la corrupción. Dispones de toda la información necesaria en su web (la traducción al español es un poco zaborrera, y desactualizada).

Aunque su cabeza visible sea el australiano Julian Assange, WikiLeaks surgió como un proyecto de colaboración entre disidentes chinos, expatriados rusos y otros activistas alrededor del mundo (22 al comienzo), principalmente para denunciar malas prácticas de gobiernos totalitarios. Como estos gobiernos están distribuidos por África y Asia, no han tenido excesiva repercusión por aquí hasta que no han publicado las últimas filtraciones sobre la guerra de Afghanistan.

En realidad han revelado información sobre occidente desde sus comienzos, pero no recuerdo que en ningún caso se nombrase de forma tan seguida y sonada a la organización (al menos en España). Cuando alguien accedió a la cuenta de Yahoo de Sarah Palin durante las elecciones, fue aquí dónde se publicaron algunos de los emails. Los correos entre científicos del cambio climático en los que supuestamente afirmaban modificar los datos fuero publicados en WikiLeaks. También procedimientos oficiales de tortura en Guantánamo donde especifican cómo propinar todo tipo de golpes a los presos y otras técnicas, reglas de combate en Iraq, incluso corrupción dentro de un importante banco islandés justo antes de la crisis y que catapultó a Julian Assange a la fama en ese país. En la Wikipedia inglesa se detallan varias de estas tramas.

En abril de 2010 publicaron una grabación desde un helicóptero Apache del ejército norteamericano en el que asesinaban a un grupo de ocho personas hablando en la calle en el que se encontraban dos reporteros de Reuters. En la grabación se escucha que hay cinco o seis hombres armados. Dos o tres de ellos pueden verse con AK-47. Los otros dos con cámaras fotográficas. Más tarde llega una furgoneta con cuatro más para llevarse los heridos y también son todos abatidos a tiros. Finalmente llegan unidades del ejército para limpiar la masacre (que suma una veintena de muertos) y las acompaña un tanque que pasa por encima de uno de los cuerpos —imagino que por error— y puede escucharse al piloto descojonarse (minuto 12:45). En el informe oficial sobre el ataque que se comunicó a la prensa no se mencionó que hubiese dos niños y se afirmó que no se tenía muy claro cómo habían terminado muriendo dos reporteros de Reuters en mitad de una confrontación. A pesar de que confrontación significa enfrentamiento entre dos partes, el único interés que parece mostrar el grupo por el helicóptero en algún momento es cuando el fotógrafo parece intentar capturar al helicóptero y su tripulación cree que están siendo apuntados por un RPG.
Pese a ser un video en blanco y negro grabado desde el helicóptero se ve cómo caen al suelo al recibir los disparos, cómo corren y son abatidos los supervivientes, y cómo se arrastra más tarde un herido.

Finalmente, y lo que ha terminado de convertir a WikiLeaks en un enemigo mucho más odiado por los poderes públicos estadounidenses ha sido la publicación de 90 000 informes resumiendo actividades de los militares desplegados en Afghanistan (lee sí o sí para enterarte de muchas cosas que no menciono). Muchas son enfrentamientos rutinarios que demuestran la miseria de la guerra, de todas las guerras, pero también hay auténticas barbaridades que podrían llenar libros de guerra sucia y terrorismo. Como el bombardeo por venganza de un pueblo mientras se celebraba una boda civil o las unidades secretas (Task Force 373) con órdenes de ejecutar a líderes talibanes para evitar que simplemente sean juzgados.

Entre todos estos informes, hay tres referidos a tropas españolas, dos de los cuales son perfectamente normales (uno y dos): un motorista en dirección a los soldados al que se le hacen todas las señales posibles para que se detenga —existe un protocolo muy específico al respecto— y al final es abatido a escasos metros del convoy. El tercero es más controvertido porque al haber un superviviente existen dos versiones de lo sucedido.

La maniobra de publicación ha sido perfecta: algunos días antes de hacerlo público, cedieron los datos en exclusiva a tres de los principales periódicos del mundo (New York Times, The Guardian y De Spiegel). Así tuvieron ya los datos formateados y los artículos escritos para el día en que se hizo público a nivel mundial (el pasado 26). La propia WikiLeaks ha alojado casi todos los informes en una web al efecto donde pueden consultarse filtrándolos por diferentes categorías (fechas, región, bando implicado, tipo de acción…).

Resulta curioso echar un vistazo a algunos informes, aunque sólo sea por ver cómo están escritos (con una ingente cantidad de vocabulario técnico y siglas). En la página principal indican incluso una guía de lectura para aclararse mejor. Encontrar hechos destacables es una tarea ardua y van desvelándolos los periodistas profesionales que llevan varios días buceando entre la información en busca de cosas interesantes que contar.

En el archivo de WikiLeaks, en sus propias palabras, «muestra la amplia gama de pequeñas tragedias que casi nunca publica la prensa, pero que suma la inmensa mayoría de muertos y heridos en la guerra». Por peticiones de su fuente, sólo han publicado 75 000 documentos, pues el resto podrían poner en riesgo la seguridad de las unidades desplegadas. Hay que destacar que los informes abarcan de 2004 a 2009, por lo que no hay informaciones de los últimos siete meses. También han eliminado nombres personales y otras informaciones de riesgo.

Por supuesto la polémica no ha tardado en llegar, y no sólo desde el Pentágono acusando a WikiLeaks de irresponsables y criminales. No faltan los amigos de las conspiraciones para afirmar que la filtración es una maniobra del Gobierno o el Ejército para justificar el envío de nuevas tropas, o indicando que es una estratagema de la Casa Blanca «para para tener la cobertura de la Opinión Pública y salirse de Afganistán».

Lo que sí es cierto es que WikiLeaks publico en marzo de 2010 un análisis de la CIA con indicaciones sobre cómo ganarse el apoyo popular en Francia y Alemania ante una posible retirada de sus tropas en Afghanistan. A los franceses les toca la fibra sensible los refugiados afganos y las mujeres; mientras que a los alemanes les preocupan las consecuencias de la derrota (drogas, más refugiados, terrorismo) como mantenerse con la OTAN. Seguro que es curioso de ver, pero no puedo descargarlo ahora mismo.

En el ojo del huracán también ha quedado Pakistán, pues en algunos de esos informes aparece como colaborador de terroristas talibanes, bien dándoles refugio, bien subvencionándolos para asesinar indios en Afganistán y cometer atentados. Esto, que no es tan llamativo con otros países como Corea del Norte, Argelia o Irán, resulta inquietante en Pakistán dado que de cara a la galería mantiene una estrecha relación con EE. UU., recibiendo millonarias subvenciones anuales para la reconstrucción del país.

Para terminar y ahondar más en la figura de Julian Assange y WikiLeaks, recomiendo la entrevista realizada la semana pasada en las últimas TED Talks. Ayer todavía estaba en inglés, pero hoy ya está subtitulada en castellano. Hablan muchos temas, como la dificultad que tienen para crecer pues al trabajar con material tan delicado no pueden contratar a cualquiera para revisarlo. Respecto a crecimiento, comparten el de cualquier start-up: de repente todo el mundo se ha interesado por ellos y el servidor no da de sí. Nombran un informe de corrupción política Kenia que al ser publicado en WikiLeaks se estima que modificó la intención de voto en un 10%, cambiando el rumbo de las elecciones. Hablan del banco islandés que mencioné más arriba y cómo han creado recientemente en Islandia la legislación más fuerte del mundo de libertad de prensa, convirtiendo al país en un puerto franco de la libertad de expresión.

¿Es WikiLeaks el salvador de la decadencia de la época actual? ¿Es Julian Assange un nuevo héroe para el pueblo?

Enlaces fundamentales de esta entrada:
WikiLeaks / Afganistán. La guerra al descubierto, en NacionRed
Diaros de la guerra de Afghanistan, en WikiLeak
Información general sobre WikiLeak