La caduta degli dei es una pedazo de película rodada por Luchino Visconti en 1969. Algunos de los argumentos que he leído por internet (afortunadamente después de ver la película) se pasan de dar detalles, así que explicaré la trama de forma muy breve. Está ambientada en la agitada Alemania de los años 30, y cuenta las desventuras, intrigas y luchas de poder en que se ven envueltos los Essenbeck, una familia aristocrática dueña de una importante industria siderúrgica que comienza a hacer negocios con el partido Nazi.

En el reparto destacan una maquiavélica Ingrid Thulin, y un polifacético Helmut Berger. Varios de los personajes presentan una marcada evolución durante el transcurso de la película, a medida que se enfrentan a las duras situaciones en las que se ven envueltos. Estos grandes cambios de carácter me han recordado en cierto modo al que sufren los protagonistas de La Vergüenza, de Bergman, que casualmente es de 1968 y la vi hace dos semanas. Aprovecho la mención para recomendarla (trata sobre una pareja felizmente casada que por azares de la vida se salva de una invasión a su país en la que mueren todos sus vecinos y llegan a ser acusados de alta traición por su propio gobierno).

Con una cuidada fotografía, una de las cosas que más me han llamado de la obra es el juego de Visconti con el zoom. No sé si se repite en el resto de su filmografía (que tras La Caída de los dioses ha pasado a la ya demasiado larga lista de pendientes), pero a mitad de la película me fije en que en muchas ocasiones pasaba gradualmente de primeros planos a planos generales (y viceversa) para añadir dramatismo y significado a la escena. Además, con una breve imagen, mirada o gesto es capaz de transmitir su mensaje con muchísimo significado.

Del mismo modo, cuando se nombran acontecimientos reales se hacen muy de pasada, pero entender el contexto histórico en el que sucede la película puede ser bastante útil y ayudar a disfrutarla más; por lo que voy a dar algunos detalles al respecto.

En 1932 hubo elecciones parlamentarias en julio y en noviembre. En ambas el partido nazi consiguió mayoría de votos (en torno al 35% de escaños) pero ningún partido obtuvo los suficientes apoyos para gobernar. Ante la imposibilidad de formar ningún tipo de gobierno de coalición, y tras algunas piruetas, Hitler asumió la Cancillería hasta las próximas elecciones el 5 de marzo de 1933. Ser el Cánciller le permitió utilizar radio y prensa para su campaña política, así como desviar fondo estatales para lo mismo.

La película empieza con el incendio del Reichstag el 27 de febrero de 1933, del que se acusó al Partido Comunista (pese a que asume que fue una maniobra del partido nazi, a día de hoy no hay pruebas concluyentes de que así fuera). Esto permitió a Hitler presionar a Hindenburg, Presidente de la República, para aprobar al día siguiente el Decreto del Incendio del Reichstag, el cual activaba el Estado de Emergencia y suspendía (hasta nuevo aviso) los derechos fundamentales como la libertad de asociación o prensa, y otorgaba al estado central el control de las fuerzas del orden, que antes dependía de cada estado federal. Así, además de la campaña de desprestigio a los comunistas al acusarlos del incendio, gracias a este decreto pudieron detener a varios de sus líderes.

Cuando se celebraron las elecciones una semana después, el partido nazi obtuvo el 43%, pero se las arregló poco después para conseguir los votos suficientes para aprobar la Ley Habilitante el 23 de marzo del mismo año. Esta ley permitía a Hitler y a su gabinete a aprobar leyes sin necesidad de ser aprobadas en el Parlamento. La aprobación de la ley fue muy controvertida, y en el momento de la votación llegaron a entrar las fuerzas de la SA para intimidar a los diputados.

El siguiente suceso histórico que aparece en la película, se trata de la quema de libros señalados como contrarios al espíritu alemán (autores judíos y socialistas, entre otros) que sucedió la noche del 10 de mayo de 1933. Aunque el lugar más recordado popularmente es la Opernplatz en Berlin donde se grabó un discurso de Goebbels durante la quema, en la película aparece una de las 34 ciudades universitarias donde se repitieron los hechos. La escena comienza con los alumnos sentados en clase y un profesor leyendo una lista de los autores prohibidos. Como curiosidad, acabo de transcribir los que menciona: Erich Maria Remarque, Arnold Zweig, Stefan Zweig, André Gide, Helen Keller, Jack London, Marcel Proust, Émile Zola, John Bernard Shaw, Margaret Sandler (de la última no estoy seguro).

Para terminar, durante la película se hace referencia a la constante confrontación entre el Reichswher (ejército), las SA y las SS. Las Sturmabteilung eran la organización paramilitar del partido nazi; usada inicialmente para controlar a posibles boicoteadores en los mitin de Hitler, pronto empezaron a hacer lo contrario en los de sus adversarios políticos. Pese a empezar con unos miles de hombres, cuando Ernst Rohm tomó el mando en 1931 y aumentó radicalmente el número de miembros, llegando a ser más de cuatro millones en 1934, y exigiendo cada vez más poder.

Por otro lado, el Tratado de Versalles, que puso fin a la Primera Guerra Mundial, imponía un máximo de 100 000 soldados en el ejército alemán. El Reichswher se mantuvo al margen de todos los conflictos políticos de la época, pero no tenía muy buena imagen del partido nazi y las pretensiones de Rohm por integrar al ejército dentro de las SA aumentaron cada vez más la tensiones.

Las Schutzstaffel empezaron siendo una pequeña unidad de élite dentro de las SA, una guardia personal de Hitler y otros líderes, imitando a la Guardia Pretoriana. En 1929 decidieron independizarlas de las SA, pasando a manos de Heinrich Himmler. Durante este período, las SS pasaron de unos pocos miles de hombres a 200 000 en 1933. La Gestapo, la policía secreta, fue creada ese mismo año por Göring. En abril del año siguiente, pese a sus diferencias, transfirió el poder de la Gestapo a Himmler, fusionándose con las SS, con la intención de incrementar el poder del cuerpo y hacer frente a las SA de Rohm.

Todas estas confrontaciones terminaron La Noche de los Cuchillos Largos el 30 de junio de 1934 (éste es el último suceso histórico que aparece en la película). A Hitler le interesaba tener al ejército de su lado por diversas razones: representaban la antigua aristocracia prusiana, tenían fuertes vínculos con la industria, y pese a ser pocos hombres, posiblemente fuesen los oficiales más competentes de Europa (precisamente por la limitación, sólo podían entrar los mejores, y podían permitirse el mejor entrenamiento y los mejores equipos). Además, algunos de los principales ministros nazis empezaron a conspirar contra Rohm y falsificaron un dossier afirmando que éste había recibido subvenciones de Francia para iniciar un golpe de estado. Aunque supiera (o imaginase) que era falso, era consciente de que las SA tenían el poder de hacerlo en cualquier momento, y las tensiones entre él y Rohm se habían agravado en los últimos meses.

El único fallo, a mi juicio, en la película respecto a este suceso es que en esa escena entran las SS a saco en un edificio de las SA y matan a varias docenas de miembros. No me resulta muy consistente con las cifras de víctimas oficiales, que hablan de 85 asesinados y 1000 detenidos en todo Alemania. Además, Hitler aprovechó la purga de las SA para deshacerse de los pocos adversarios políticos que podían quedar, esto es, el partido conservador y quién se hubiese granjeado su enemistad durante los últimos años.