El título del libro es El Joven Arquímedes, pero éste es sólo uno de los 4 relatos que aparecen en él. Teniendo como referente de Aldous Huxley la novela distópica Mundo Feliz, pensé que sería un escrito de ciencia-ficción, o al menos narrados en el futuro. Nada más lejos de la realidad, los cuatro relatos fueron escritos en 1943 y están ambientados en la misma época. En todos se puede leer una crítica a diversos temas, y textos cargados de ironía.

El joven Arquímedes, se desarrolla en Italia y trata sobre un chiquillo sin educación, hijo de campesinos, cuyos vecinos —cultos ingleses— se percatan de su predisposición natural para la música. Le instruyen en ella por el mero placer de hacerlo, pero descubren que no será tan sobresaliente como esperaban; sin embargo, resulta que es, en realidad, un genio para las matemáticas. Entre tanto, la propietaria de las tierras, poco menos que obliga al campesino a “dejarle” una temporada al niño, con la intención de adoptarlo en el futuro. Con fatales consecuencias.

Los Claxton, narra la historia de una familia inglesa totalmente ortodoxa con su religión. La madre impone una vida de ascetismo a toda su familia para elevar su espiritualidad al máximo, renegando incluso de médicos en lo posible, y siendo estrictos vegetarianos. Cuantos más sacrificios hacen, más espirituales se sienten, y mejor les va su economía. Con fatales consecuencias.

Cura de reposo, es la historia de una delicada señorita casada con el hombre equivocado —un científico obsesionado con su trabajo y racionalista hasta en sus emociones— del que pronto termina harta con un ataque de histeria y a la que mandan a reposar en un mejor clima a la Toscana italiana. Allí, un joven hostelero elegante y educado al extremo comienza a cortejarla y a ser su chico para todo. Por supuesto, con fatales consecuencias.

El monóculo, es el instrumento que utiliza el protagonista de este relato para aparentar una mayor clase social y darse aires de intelectualidad en una fiesta de bohemios de la alta sociedad. Me ha parecido el más soso de los tres y no termina con lo que se puedan llamar “fatales consecuencias“.

Intenté que fuese la última entrada del año del último libro del año, pero no me dió tiempo a terminarla de escribir, así que con esta reseña del último libro del 2008 empiezo los atrículos del 2009.